de 829
Caso 825

Tengo veintiséis años, y he sostenido una relación de dos años de noviazgo (en secreto) con un hombre once años mayor que yo....

Mi madre... en su afán de protegerme, no me deja tomar mis decisiones… Ella no acepta que yo quiera tener novio e independizarme. Mi novio me propuso matrimonio... pero mi madre no acepta que yo me vaya de la casa. Me intimida diciéndome que Dios va a castigarme severamente, que nunca seré feliz.... Hasta ha llegado a agredirme físicamente.... ¿Qué puedo hacer si yo deseo casarme para estar en gracia con Dios, sin tener que hacerlo a escondidas de mi madre?

Consejo

Estimada amiga:

Lamentamos la situación difícil que está afrontando. Su caso es complicado porque en realidad tiene que ver con dos problemas diferentes. Uno es la diferencia de edad entre usted y su novio. Para saber más acerca del tema, le recomendamos que consulte los Casos 184 y 738 en www.conciencia.net y lea el consejo que le dimos a otras mujeres con relación a la diferencia de edades en el noviazgo.

El otro problema que usted afronta es la actitud y el comportamiento de su mamá. Usted quiere honrarla para así cumplir con los Diez Mandamientos, pero ella le ha hecho creer que el honrarla significa hacer todo de la manera como ella piensa que es mejor. Ella hasta ha llegado al extremo de decirle que Dios la castigará a usted por no hacer lo que ella quiere. Y, por si eso fuera poco, la ha agredido físicamente.

Los adultos que agreden físicamente a los demás demuestran que no son capaces de controlarse ni de palabra ni de hecho. La agresión física de su mamá junto con las mentiras que le está diciendo nos llevan a suponer que ella padece de un trastorno de la personalidad o de una enfermedad mental. Sin embargo, no somos psiquiatras, así que no estamos facultados para hacer diagnósticos médicos.

De cualquier manera, su mamá la está engañando. No es normal que una hija de veintiséis años que quiere tener una vida diferente se vea forzada a vivir conforme a los deseos de su mamá. Y en definitiva no es saludable que una mamá trate de hacer que su hija se sienta culpable por querer vivir su propia vida.

Las Sagradas Escrituras enseñan que los hijos adultos que son independientes de sus padres no están obligados a vivir con ellos y ya no están sujetos a ellos. A tales padres se les honra, que quiere decir tratarlos con respeto, durante toda la vida, mientras que se les obedece sólo durante la niñez.

Usted dice que quiere experimentar la gracia de Dios. La gracia se recibe mediante bendiciones de parte de Él que nunca podríamos obtener por nuestros propios esfuerzos. El ejemplo más significativo de gracia lo demostró Dios al enviar a su Hijo Jesucristo para morir por nuestros pecados a pesar de que no lo merecíamos. Todo el mundo puede recibir esa gracia de parte de Dios,1 así que la animamos a que reconozca que Cristo ya ha pagado por los pecados que usted ha cometido. Luego esfuércese al máximo por dejar atrás las palabras erróneas y el comportamiento equivocado de su mamá.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Hch 15:11

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio