de 653
Caso 648

Tengo veintiocho años, y un hijo de dos años y medio. Vivo en unión libre....

Al inicio [la mujer con quien vivo] se me hizo buena persona, pero a los dos meses ya no me agradaba. Sin embargo, yo no tenía el valor para dejarla, así que seguí con esa relación. Al quinto mes, cuando ya la iba a dejar, me dijo que estaba embarazada. Yo, por cumplir con mi [deber, decidí que] nos juntáramos.

Yo quiero a mi hijo, pero no puedo llegar a sentir amor por su mamá, ni me siento feliz. Me siento muy frustrado.... Ella igual me ha dicho que no me ama. No sé qué hacer, ya que está mi hijo de por medio.

Consejo

Estimado amigo:

Nos alegramos mucho por el bien de su hijo que usted no lo haya abandonado. Muchos hombres en la misma situación simplemente se marchan, dejando que sus hijos y sus hijas sufran a causa de privación física y emocional. Otros hombres deciden mudarse a otra ciudad u otro país con la promesa de que van a enviar ayuda económica, pero luego se les hace demasiado fácil olvidarse de la familia que dejaron atrás. Con frecuencia hay hombres que comienzan a formar una nueva familia, creando así más confusión y miseria entre todos sus hijos. Pero usted decidió ser responsable con su hijo, y eso quiere decir que él se beneficiará del amor y de la presencia de usted como padre. Esperamos que nunca se rompa ese vínculo que ha formado con él.

Sin lugar a dudas usted ahora comprende que tomó una decisión muy mala cuando optó por tener relaciones sexuales con una mujer a la que ni siquiera de veras conocía. Y luego siguió teniendo esa relación íntima después de darse cuenta de que ella tampoco le agradaba. Usted dice que no tenía el valor para dejarla. ¿Acaso fue ese mismo temor lo que lo llevó a seguir teniendo relaciones sexuales, o es que usted erróneamente cree que las relaciones sexuales entre dos personas no tienen nada que ver con el amor y la responsabilidad?

Quienes reservan la relación sexual para el matrimonio, tal como lo ha ordenado Dios, nunca tienen un bebé con alguien que no les agrada. Al esperar hasta después de la boda para tener una relación íntima, evitan el tener que sentir jamás la obligación de permanecer en una relación carente de amor sólo debido a un hijo o una hija de por medio.

Sin embargo, usted no está casado, así que no hay contrato alguno entre los dos. Lo que sí hay entre ustedes es un querido hijito. ¿Debo añadir que, si continúa teniendo relaciones sexuales con esa mujer, otro hijo pudiera llegar en cualquier momento?

A fin de hacer lo que más le conviene a su hijo, usted debe acudir a un abogado y hacer todo lo necesario para obtener la custodia compartida de su hijo. Tan pronto como lo haga, es posible que la mamá del niño se sienta traicionada y arremeta contra usted. Tristemente, ese será sólo el principio de las próximas dos décadas de discusiones con ella acerca del bienestar y del cuidado de su hijo.

En cualquier caso, su hijo es su responsabilidad primordial. Toda mujer con quien usted se relacione en el futuro debe saberlo, y saber que usted tiene esa responsabilidad económica y esa obligación hasta que su hijo sea adulto. Esa es la realidad, cualquiera que sea el acuerdo de custodia que obtenga y sin que importe en absoluto cuántas discusiones tenga usted con la mamá del niño. Y es la realidad sin que importe lo infeliz que eso haga que usted se sienta.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio