de 821
Caso 814

Mi hermano... se fue a vivir en unión libre con su novia. Le he dicho que debe casarse porque está en fornicación, pero él me dice que... si casarse es sólo por un documento, ¿por qué Dios no les hizo firmar un documento a Adán y a Eva? Además, él oró para que Dios bendijera su relación, y como tiene intimidad solamente con su novia, eso la convierte en su esposa.

Consejo

Estimada amiga:

La pregunta que hace su hermano acerca de Adán y Eva requiere un contexto para responderla, ya que ellos no son los únicos que carecieron de un contrato de matrimonio firmado. Muchas culturas y diversos gobiernos han tenido acuerdos de matrimonio que tampoco han exigido que se firmen documentos.

Antiguamente, en la mayor parte del mundo lo tradicional era que los padres del hombre y de la mujer que iban a casarse llegaran a un acuerdo. Esos acuerdos eran diseñados con el fin de unir familias y establecer alianzas. Cuando los padres concertaban un matrimonio, decidían cuánta propiedad aportaría la esposa a la sociedad conyugal. Una vez que se intercambiaba la propiedad, a la pareja se le consideraba casada.

Sin embargo, los acuerdos matrimoniales no eran la única clase de contratos antiguos que se efectuaban sin documentos. Por ejemplo, en el libro de Rut en la Biblia, constatamos que los contratos se efectuaban en presencia de testigos en las puertas de la ciudad, y una o ambas partes tenían que quitarse una sandalia y ofrecérsela a la otra parte como señal del acuerdo.1

A lo largo de la historia, un montículo de piedras, como también las piedras talladas, han simbolizado acuerdos entre diversos grupos de personas y entre Dios y el hombre. Se puede decir que esa costumbre es la precursora de la argolla de matrimonio que tiene una piedra preciosa. La argolla es un reconocimiento público del acuerdo de matrimonio.

Lo que tienen en común todos estos ejemplos es que cada uno es un acuerdo público hecho en presencia de testigos. Los testigos son la prueba de que tanto el hombre como la mujer estuvieron de acuerdo con el arreglo matrimonial, y que ninguno de los dos fue forzado a contraerlo.

En la época moderna, cada país tiene requisitos legales que especifican el número de testigos y las responsabilidades del hombre y de la mujer que se están uniendo. El documento es simplemente una manera moderna de erigir un montón de piedras o de intercambiar propiedades.

El apóstol Pablo escribió que debemos obedecer al gobierno, ya que quien lo estableció es Dios.2 Por eso los seguidores de su Hijo Jesucristo deben establecer acuerdos tal y como prescribe su gobierno respectivo, a menos que ese método sea contrario a las Sagradas Escrituras.

Jesús dijo que el hombre y la mujer que se unen en matrimonio llegan a ser uno solo, y que es Dios quien los une.3 La oración privada de su hermano y el acuerdo privado que él hizo con la novia no llenan el requisito de tener testigos, ni cumplen con los requisitos legales para el matrimonio. No importa lo sincera que haya sido la oración ni lo convencido que esté su hermano de su propia opinión, en definitiva el arreglo que él tiene con la novia no es matrimonio a los ojos de Dios.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Rt 4:7,8
2 Ro 13:1
3 Mr 10:8-9

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio