de 614
Caso 612

Hace algún tiempo conocí al que es mi novio. Yo lo amo mucho y sueño con casarme con él, pero él dice que para casarse necesita asegurarse de que soy virgen. Yo le he dicho que lo soy, pero él dice que es un requisito que debo cumplir, y que sólo se casará una vez que esté seguro. Yo no quiero acceder, a pesar de que lo amo. Toda mi vida me he cuidado. ¿Por qué me tuve que enamorar de un hombre así?

Consejo

Estimada amiga:

¡Creemos que usted debe tener mucho cuidado! Este hombre está tratando de lavarle el cerebro de modo que usted crea que lo que él le está poniendo como requisito es algo normal y razonable. Pero usted nos ha contado su caso y nos está pidiendo un consejo porque lo que él está exigiéndole es muy diferente de lo que usted siempre ha creído.

Usted ha conservado su virginidad seguramente porque tiene fe en el plan de Dios para su vida, y lo está siguiendo. Es obvio que considera importantes las normas de Dios. La felicitamos por mantenerse firme y decidida, y por resistir toda la presión que ejercen quienes la rodean y los medios de comunicación.

Por supuesto, a muchos no les importan las leyes de Dios ni las obedecen como lo hace usted. Creen que es anticuado e innecesario reservar la relación sexual exclusivamente para el matrimonio. Tal vez consideran que el acto sexual no es más que una actividad que no tiene mayor importancia, sin reconocer que Dios lo diseñó como un ritual de vinculación que une emocionalmente a los cónyuges. De hecho, los científicos han descubierto que, durante las relaciones sexuales, el cerebro produce una hormona llamada oxitocina. Ésta se conoce como la hormona de la vinculación porque facilita el sentido del amor y de los lazos de unión.

Si su novio estuviera enterado de los efectos de la oxitocina, bien pudiera alegar que una pareja que está comprometida en matrimonio debiera tener relaciones sexuales a fin de poner en marcha ese proceso de vinculación. Pero quienes siguen las normas de Dios saben que el estar «casi» casados significa «todavía no casados».

Cuando su novio pida que le pruebe que usted es virgen, con eso él está diciendo: «Yo no creo que estés diciendo la verdad. Es más, creo que tal vez estés mintiendo, y no confío en ti. Quiero que pongas a un lado tus creencias y tus convicciones para probarme que eres digna de confianza. Entonces sabremos los dos que lo que yo deseo es más importante que lo que deseas tú. Ambos sabremos que las convicciones mías son importantes, pero las tuyas no lo son. Y sabremos de parte y parte que yo puedo controlarte mediante la manipulación.»

El hombre que le exija tales pruebas ahora será, sin duda, el mismo que desconfiará de usted cuando se casen. Suena como el tipo de hombre que tarde o temprano pudiera desear que usted corte los vínculos con sus amistades y familiares para que usted siempre esté a su disposición y él siempre pueda «confiar» en usted.

Le aconsejamos que le ponga fin de inmediato a esta relación enfermiza y destructiva, no importa lo mucho que ame a ese hombre. No sabemos por qué tuvo que enamorarse de él, tal como usted se pregunta, pero sí sabemos con toda certeza que debe deshacerse de él de una vez y para siempre antes de que sea demasiado tarde.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio