de 649
Caso 645

Mi suegra me odia. Ella manipula a mi novia, que es su única hija. Yo respeto a la mamá de mi novia, pero me ha ofendido muchas veces.

Yo creo que a su mamá lo que la preocupa es que mi novia la mantenga, ya que no le gusta trabajar. Sólo quiere que su hija le dé todo. Debido a esto, no creo que pueda ser feliz al lado de mi futura esposa. Yo quiero vivir aparte, pero mi novia no quiere. ¡Estoy desesperado! Quiero dejarla, pero la amo demasiado.

Consejo

Estimado amigo:

Usted se ha metido en una situación muy difícil. Si ya está viviendo con su novia, entonces usted tomó una decisión imprudente cuando se trasladó a la casa de la mamá de ella. Cohabitar sin estar casados es la fórmula perfecta para tener problemas. Esa es una de las razones por las que la ley de Dios nos dice que reservemos las relaciones sexuales para después del matrimonio. Si usted decidió tener relaciones sexuales con su novia, y luego vivir con ella, fue como buscarse problemas de ahí en adelante. En cambio, si no está viviendo con su novia, entonces los pasos que debe dar serán mucho más fáciles.

Si usted está convencido de que quiere una vida con una suegra metiche y entrometida, entonces propóngale matrimonio a su novia. Asegúrese de que su novia comprenda que después de la boda (y no antes] ella vivirá con usted y no con la mamá, y que usted no tendrá relaciones sexuales con ella hasta que se hayan casado.

Si su novia está dispuesta a casarse y vivir con usted, entonces hable con ella acerca de qué tanto seguirá ayudando a la mamá por el resto de la vida de la madre. Como hija única, es correcto que ella la honre y la cuide, pero eso no quiere decir que deba vivir con su mamá. Ustedes dos, más bien, tendrán que estar de acuerdo tanto en la ayuda económica como en la atención que le presten. Sería muy insensato contemplar el matrimonio sin tal acuerdo. Le recomendamos que anote lo que decidan, que ambos firmen el documento y que lo guarden en un lugar seguro. De lo contrario, es casi seguro que uno de los dos se olvide de lo que decidieron juntos.

Sin embargo, si su novia no está dispuesta a casarse con usted, ella debe tener en claro que no vivirá con usted, y si no están casados, que tampoco van a tener relaciones sexuales. (Esto es muy importante porque, si ella quedara embarazada, cambiarían todas las opciones que usted tiene y se habrá metido en un sinnúmero de problemas.) Si usted y su novia no logran resolver los pormenores, entonces no quedará más remedio que la ruptura de la relación, no importa lo mucho que la ame. El tratar de mantener la relación le acarreará problemas que nunca terminarán.

No cometa el error de pensar que la madre de su novia lo aceptará a usted después de casados, ni se haga ilusiones de que ella va a cambiar. Si usted sigue adelante con esta relación, entonces nadie más que usted tendrá la culpa de su futura desdicha.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio