de 596
Caso 580

Mi esposo se separó de mí sin darme una razón y sin irse de la casa. Sólo se cambió de habitación. Yo le he preguntado por qué, pero él no me da respuestas....

He aceptado la separación, e incluso ya no lo amo, pero sí le tengo cariño por ser el padre de mis hijos. Desde hace cinco años que se separó de mí, no he [participado de lleno en las ordenanzas de mi iglesia]. Pienso que no soy digna porque miento al ocultar que estamos separados, ya que él finge frente a la familia y amigos, y les da a entender que todo está bien.... ¿Qué hago? Me siento una mentirosa. A él lo quieren mucho porque creen que es el marido ejemplar.

Consejo

Estimada amiga:

En primer lugar, ¡felicitaciones tanto a usted como a su esposo por mantenerse fieles a sus votos matrimoniales a pesar de este problema! Ha sido mejor para sus hijos crecer en un hogar con padre y madre, a no ser que haya animosidad entre los dos que haya estallado y se haya convertido en violencia física o verbal. Usted dice que aún le tiene cariño, así que daremos por sentado que no hay ninguna hostilidad manifiesta en su hogar.

Lo primero que se nos ocurre, suponiendo que usted no ha omitido algo importante en su caso, es que su esposo padece de una condición física que hace que prefiera evitar contacto íntimo. No especularemos acerca de esto en particular, pero hay muchas condiciones físicas que pudieran ser la causa. Tal vez él tema contárselo o tenga vergüenza por lo que está pasando. Algunos hombres prefieren sacrificar cualquier cosa antes que mostrarse débiles.

Si usted supiera que su esposo, debido a una enfermedad, tenía que abstenerse de contacto íntimo, ¿se sentiría una mentirosa por no revelarles todos los detalles a sus amigos y familiares? Creemos que no. Algunas cosas son muy personales, y los demás no necesitan que se les cuenten. No les incumbe. De modo que el sólo dejar de revelar detalles personales no es nada igual que mentir.

Debido a que usted se siente culpable de la situación, debe decirle a su esposo que no va a mentir acerca de lo que está sucediendo. Si alguien pregunta específicamente si están durmiendo en la misma habitación, usted dirá la verdad. Sin embargo, no es nada probable que alguien le haga esa pregunta a no ser que usted revele otros detalles primero. No estamos mintiendo con sólo guardar silencio acerca de asuntos personales.

A no ser que haya más que no ha mencionado, su caso no impide que participe en las ordenanzas de la iglesia con la conciencia tranquila. Usted está practicando principios bíblicos al mantenerse fiel en su matrimonio a pesar de lo difícil que es. Usted está haciendo lo que más les conviene a sus hijos al seguir viviendo con el padre de ellos. Y está protegiendo la reputación de su esposo al mantener en privado el asunto.

Ahora que hemos contestado de manera específica la pregunta que usted hace, la animamos a que le pida a Dios que le dé la sabiduría que necesita para resolver los otros problemas que está afrontando.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio