de 829
Caso 785

Hace una semana robé algo. No es la primera vez que me pasa, pero esta vez ha sido realmente grave, y me arrepiento mucho. No sé cómo hacer para que mis padres me perdonen y sepan que realmente estoy arrepentida. Sólo tengo quince años, y no quiero que esto nos perjudique toda la vida. Yo sé que hice mal, pero quiero ganarme el perdón de mis padres y no sé cómo. Por eso me quitaron mi teléfono y casi no me hablan. Necesito un consejo sobre cómo lograr el perdón de mis padres.

Consejo

Estimada amiga:

Nos alegra que estés ansiosa de ser perdonada. Eso demuestra que no estás conforme con sentirte culpable.

Sin embargo, es muy importante que comprendas que el ser perdonada no elimina las consecuencias de lo que has hecho. Tus padres pueden perdonarte por completo y aun así esperar que aceptes las consecuencias o la disciplina. De hecho, los padres que tienen más éxito saben cómo amar y perdonar, y también cómo velar que las consecuencias disciplinarias se hayan cumplido.

Cuando Dios diseñó la familia, les dio la responsabilidad a los padres no sólo de proteger a los hijos sino también de enseñarles a distinguir entre el bien y el mal. Es evidente que tus padres te enseñaron que robar es malo. Es más, bien pudieran haberte dicho que uno de los Diez Mandamientos nos prohíbe que robemos. Pero ellos ahora han visto la evidencia que prueba que tú aún no has aprendido la lección.

Bien pudieras estar arrepentida con toda sinceridad. Y bien pudieras en realidad desear no haber robado lo que robaste. Pero tus padres tienen la responsabilidad de diseñar y llevar a cabo las consecuencias que evitarán que quieras volver a robar.

Tu caso me recuerda lo que sucede cuando quebrantamos cualquiera de las leyes de Dios. Si estamos muy arrepentidos, Dios nos perdona, pero no elimina las consecuencias. Por ejemplo, si fueras a la cárcel por haber robado, Dios te perdonaría si se lo pidieras, pero no te sacaría de la cárcel así no más.

Tus padres bien pueden perdonarte como lo hace Dios, pero no debes esperar que te devuelvan el teléfono en seguida. Ni debes esperar que tus padres confíen en ti por mucho tiempo. Debes mostrar mediante tu actitud y tu conducta que has aprendido la lección que ellos están tratando de enseñarte.

Cada vez que les pides a tus padres que te devuelvan el teléfono, les demuestras que en realidad no comprendes la seriedad de lo que hiciste. Así que deja de pedirles que eliminen las consecuencias y comienza más bien a mostrar una mejor actitud.

Te deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio