de 821
Caso 793

Conocí a una mujer separada de su esposo, pero cuyo matrimonio aún no ha sido anulado a pesar de adulterio de parte de él. ¿Será posible tener una estabilidad sentimental con ella?

Consejo

Estimado amigo:

Es muy sabio de su parte preguntarse esto antes de darse el lujo de cortejar a esta mujer. Muchas personas consideran que la separación es lo mismo que el divorcio o la anulación, pero es obvio que usted sabe que hay diferencias fundamentales.

Es muy común que personas separadas comiencen a salir con otras a pesar de estar aún casadas. Pero también es común que las personas separadas se reconcilien y vuelvan a juntarse después de algún tiempo. Con frecuencia dejan atrás a aquellos con quienes han salido, como víctimas arrepentidas que se sienten aún ligadas emocionalmente.

El matrimonio es un contrato de compromiso legal. Comparémoslo con la compra de una casa. Si yo pretendo comprar una casa, voy a ver varias casas que están a la venta. Decido cuál comprar, y hago una oferta. El dueño actual acepta mi oferta y acordamos los pormenores. Sin embargo, la casa no es mía sino hasta que voy y firmo los papeles y le entrego al dueño el dinero para la compra.

Supongamos que yo decida que me encanta la casa y quiero ocuparla en seguida. Empaco mis pertenencias y llego a la casa, listo para el traslado. Cuando llamo a la puerta, el dueño actual la abre. Yo le explico que tengo muchas ganas de vivir en ella, así que quiero ocuparla de una vez. Pero el dueño me recuerda que aún no he pagado por la casa y que no hemos firmado los papeles legales que me acreditarán como dueño. Y luego el dueño me dice que recoja mis cosas y me vaya porque aún no tengo ningún derecho para vivir en esa casa.

El contrato de propiedad de una casa es como un contrato de matrimonio. No deja de ser un compromiso legal sino hasta que legalmente se da por terminado. Así como el dueño actual tiene el derecho de quedarse en la casa hasta que los acuerdos legales hayan concluido, los cónyuges siguen casados hasta que los acuerdos legales hayan concluido y el tribunal haya dado por terminado el contrato de matrimonio.

La mujer a la que usted conoció tiene el derecho legítimo de ponerle fin a su matrimonio a causa de que el esposo de ella cometió adulterio. Jesucristo enseñó que el adulterio es una razón aceptable para ponerle fin a un matrimonio.1 Sin embargo, hasta que no haya concluido el papeleo legal, ella no deja de estar casada y no tiene la libertad de salir con otros hombres como si no lo estuviera.

Por supuesto, usted puede optar por negar la realidad de que ella aún está casada, y correr el riesgo de enamorarse de ella. Pero el que nos haga esta pregunta revela que presiente que no está haciendo lo correcto. Sería sabio de su parte que le hiciera caso a esa voz interior que le está advirtiendo que no siga con esa relación.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 19:9

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio