de 634
Caso 619

Tengo veinte años de edad y he estado saliendo con una chica cinco años mayor que yo. Mis padres nunca han estado de acuerdo con esta relación, y ahora ella está embarazada.

Yo aún dependo de mis padres. Ellos me dijeron que decidiera qué hacer, si juntarme con ella, o dejarla ahora y, cuando el bebé nazca, darles pensión alimenticia. No sé qué hacer. Siento que ya no quiero estar con ella porque no confío en ella. Si al fin decido no estar con ella, ¿Dios aún así me puede perdonar?

Consejo

Estimado amigo:

Sentimos mucho que usted y su novia hayan comenzado a formar una familia antes de estar preparados para afrontar todas las necesidades y las responsabilidades que se contraen al tener un hijo. Cuando optó por tener relaciones sexuales con su novia, con eso decidió procrear una nueva vida. Así que ahora tendrá que asumir la responsabilidad, aunque no esté listo para hacerlo.

En primer lugar, le sugerimos que consideren la posibilidad de dar al niño o a la niña en adopción. Hay muchas parejas que no pueden tener hijos biológicos, y ustedes pueden asegurarse de que ese bebé tenga una familia que le muestre amor. Es posible que se les dé la oportunidad de escoger a la pareja para saber con certeza que son los padres indicados. Si optan por la adopción, ni usted ni su novia tendrán que afrontar esa responsabilidad en el futuro.

Sin embargo, aun en el caso de que su novia no esté dispuesta a considerar la adopción, Dios no exige que usted mantenga una relación sentimental con ella. Le convendrá mantener una amistad con ella para que los dos juntos puedan tratar con todos los asuntos del bebé. Usted debe visitarlo varias veces a la semana y proveer para lo que necesite, tal como comida, pañales, ropa y atención médica. Ese bebé pronto llegará, y necesitará el amor y el cuidado constante de un padre.

A Dios le interesa mucho esta criatura en gestación, y quiere que usted la trate con amor y con ternura, y que sea un padre responsable. Él nunca aprobaría que usted simplemente desapareciera de la vida de su novia y de su hijo. En el futuro, toda mujer con la que usted salga debe saber que usted ya tiene un hijo. Y cualquier mujer con la que contemple casarse necesita saber que usted considera este primer hijo suyo como su responsabilidad primaria, tanto con su tiempo como con su dinero. Este niño o esta niña debe recibir, en todos los sentidos, el mismo trato que reciban los hijos que pudiera tener con una futura esposa. Si tal mujer no acepta esas condiciones, entonces a usted no le conviene.

Usted pregunta si Dios aún así puede perdonarlo. La respuesta es que sí, ya que la Biblia dice que «si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad».1 Para ser perdonados de todo pecado, tenemos que arrepentirnos de todo corazón y tomar la decisión de vivir conforme al plan de Dios para nuestra vida.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 1Jn 1:9

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio