de 638
Caso 632

Soy una médica de veintinueve años.... Conocí a un hombre que estableció una relación sentimental rápidamente conmigo. A la semana de iniciada la relación descubrí que seguía en contacto con su ex novia, por lo que decidí terminar la relación.

Luego de cuatro meses de estar separados... me pidió una oportunidad y me dijo que anteriormente no estaba listo, pero que ahora todo sería diferente.

Así que decidimos intentarlo. Sin embargo, yo aún tengo dudas.... Su actitud es cambiante. A veces es cariñoso, y otras ni siquiera me contesta el teléfono.... Yo vivo con un miedo constante de que pase lo mismo otra vez.

Consejo

Estimada amiga:

Sé por experiencia lo que uno siente cuando vive con miedo constante. ¡Lamento mucho que usted esté viviendo así! Tiene razón para estar preocupada.

El temor es un estado de ánimo que le señala al cuerpo que debe estar listo para luchar o escapar. El temor que usted siente hace que su cuerpo produzca la hormona adrenalina a fin de que esté preparada para huir del peligro o de quedarse y luchar en contra. Como usted ya sabe, ese flujo continuo de adrenalina causa estrés, lo cual es nocivo para su salud.

Cualquier hombre que la haga sentir temor y estrés no es el indicado para usted. Ese temor es una bandera roja de advertencia de que él pudiera representar peligro para usted en el futuro.

Lamentablemente, muchas mujeres hacen caso omiso de las señales de advertencia. Justifican el comportamiento del hombre diciendo que es un buen trabajador y tiene muchas aspiraciones. O dicen que está muy estresado y que no quieren causarle aún más estrés. Esas mujeres se convencen de que es un gran hombre y de que ellas se están imaginando las señales de advertencia.

Sin embargo, usted sabe algo que esas mujeres ignoran, y por eso decidió pedir nuestro consejo. Como médica, usted ha aprendido a reconocer las señales de advertencia y de seguir su curso. Ahora, debido a que este es un asunto personal y no profesional, nos está preguntando si debe hacer caso omiso de las señales de advertencia. Nosotros creemos que Dios le dio esas señales para alejarla del peligro.

En el jardín del Edén, el primer hombre, Adán, estaba solo. Dios decidió darle una esposa para que no sintiera tanta soledad. Creó a Eva valiéndose de una de las costillas de Adán, y diseñó la relación entre los dos de modo que hubiera tanta intimidad y confianza mutua que los dos llegaran a ser como un solo cuerpo.2

Esa relación nos sirve de modelo a cada uno de nosotros. Una mujer debe tener la expectativa de ser valorada y protegida. Nunca debe tener que dudar de la devoción y fidelidad de su novio. Ninguna relación es perfecta porque ninguno de nosotros es perfecto, pero cuando usted tenga dudas y sienta temor con relación a un novio, aproveche ese torrente de adrenalina para huir de él lo más lejos posible.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Gn 2:24; Mt 19:5; Mr 10:8

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio