de 821
Caso 768

Hace tres años conocí a una mujer. Nuestra relación no fue exitosa... pero aun así decidimos tener un hijo…. Ocho meses después de que nació nuestro hijo, las peleas y los conflictos nos hicieron tomar la decisión de separarnos.... No llegamos a casarnos....

[Más tarde] empecé a salir con otra mujer y no nos cuidamos en las relaciones, así que quedó embarazada. Ella no es cristiana y mi expareja tampoco lo era. Esa es una razón por la que fracasó mi primera relación....

No quiero estar como pareja con ninguna de estas dos mujeres, que tienen un hijo de mi sangre. Sólo quiero tener una pareja que sea cristiana, una mujer que crea en Dios igual que yo, de modo que pueda entenderme mejor.

Consejo

Estimado amigo:

Usted se hizo novio de una mujer y tuvo un hijo con ella aunque ella no era cristiana como usted. Y luego se hizo novio de otra mujer y tuvo un hijo con ella también, nuevamente a pesar de que tampoco era cristiana.

¿Acaso estas mujeres eran ateas que no creían en la existencia de Dios, o pertenecían a una religión que no reconoce a Jesucristo, tal como la hindú o la musulmana o la budista? Si para usted de veras fuera importante la fe cristiana que profesa, ¿no habría entonces sabido ese dato esencial antes de dejarlas embarazadas?

Usted emplea la palabra cristiano y dice que cree en Dios, así que quiere una pareja que cree en Dios igualmente. Sin embargo, si bien es cierto que los cristianos creen en Dios, Satanás y sus demonios también creen en Dios.1 Simplemente creer en Dios no constituye a nadie en cristiano.

El verdadero cristiano es un seguidor de Cristo. Y el seguidor es alguien que imita. Eso quiere decir que los seguidores de Cristo imitan a Cristo. Leen la Biblia para aprender lo que Cristo enseñó cuando anduvo por este mundo, y luego tratan de vivir tal y como vivió Él.

Sin embargo, para llegar a ser seguidor de Cristo hay un paso que cada uno de nosotros tiene que dar. Tenemos que examinarnos a nosotros mismos, reconocer que hemos pecado, y pedirle perdón a Dios. A este proceso se le llama arrepentimiento debido a que implica que no sólo estamos arrepentidos por haber quebrantado la ley de Dios, sino también que planeamos no volver a pecar. Al contrario, planeamos seguir el ejemplo y las enseñanzas de Cristo.

Cristo y sus apóstoles enseñaron que las relaciones sexuales sólo deben practicarse dentro del matrimonio.2 El plan de Dios es que cada seguidor de su Hijo Jesucristo se case con otro seguidor de Cristo y que luego formen un hogar en que sus hijos puedan estar seguros y se les pueda enseñar que Dios los ama.

Por eso, en el caso suyo, nos preocupa el bienestar de los dos hijos preciosos que usted ha procreado. Ellos son su responsabilidad primordial. En vez de mantenerse preocupado sobre cómo hallar a la mujer perfecta, mantenga su enfoque principal en sus hijos. Haga todo lo posible por proveer para el bienestar económico, emocional y físico de ellos y por enseñarles a ser verdaderos seguidores de Cristo.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Stg 2:19
2 1Ts 4:3-5; 1Co 7:2

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio