de 821
Caso 792

Hace más de un año conocí a una mujer, y luego de un mes ella me dijo que no quería ninguna relación, sino que sólo soñaba con embarazarse, tener un hijo y criarlo sola. Yo accedí, y... ella quedó embarazada. Luego de eso, se alejó de mí por varios meses.

Algún tiempo después que nació la bebé... la mujer me pidió que registrara mi nombre en el certificado de nacimiento como el padre biológico, y me negué; pero luego accedí...

Ahora le doy dinero y visito a la bebé, pero me siento mal porque ella amenaza constantemente con demandarme si no le doy la cifra que ella indica... Quiero responder por la bebé, no importa la situación; pero no quiero que esa mujer manche mi hoja de vida con una demanda por alimentos, ya que afectaría mi carrera profesional.

Consejo

Estimado amigo:

¡Al parecer, ella le tendió una trampa! Halló a un buen hombre profesional que podía darle a su bebé un nombre respetable y sustento económico. Luego lo sedujo, poco a poco, hasta que cayó usted en la trampa. Ahora ella lo tiene atrapado tal y como lo desea.

La parte trágica del caso es que su inocente hija es la víctima. A ella le tocará crecer y descubrir que usted nunca quiso tenerla.

No obstante, usted ahora tiene la obligación de sustentar a su hija hasta que ella sea adulta, así que es bueno que haya decidido que eso es lo correcto. Pero usted nunca jamás llegará a un acuerdo con la mamá de su hija en cuanto al dinero. De modo que el único recurso que tiene es contratar a un abogado que pueda ayudarlo a lograr que los detalles económicos apropiados queden registrados en el juzgado, y que pueda además asegurarse de que se le conceda el apropiado derecho de visita.

La hija suya necesita un padre y no sólo un donante económico. Dele prioridad a pasar tiempo con ella y a mostrarle su amor. Tal vez no sienta amor ahora mismo, pero puede comenzar mostrándole amor sin sentirlo, y tarde o temprano lo sentirá.

Usted ahora comprende que fue un error tener relaciones sexuales con esa mujer. A pesar de que ella le reveló lo que soñaba que sucediera, usted permitió que ocurriera de todos modos. Usted tuvo la intención de dejarla embarazada. Otros hombres que sin intención dejan a sus novias embarazadas quisieran haber comprendido la probabilidad de embarazo como la comprendía usted.

Sin embargo, en realidad no importa cómo sucedió. Usted no puede volver atrás y corregir el error. Sólo puede seguir adelante, dándole prioridad en su vida al bienestar de su hija.

El plan de Dios es reservar las relaciones sexuales para el matrimonio. Los que siguen a Dios saben que no es fácil elegir ese plan divino para la vida de ellos, y que no es fácil abstenerse de hacer lo que tantos otros piensan que es aceptable. Pero elegir el camino de Dios evitará situaciones como la suya, y prevendrá que muchos niños sean víctimas desde el momento en que nacen.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio