de 587
Caso 585

Hace once años... empecé a convivir con una mujer con quién tuve una hija que ahora tiene cuatro años, pero hace poco ella me confesó que me fue infiel en dos ocasiones.... Eso me destrozó, y ella se fue de la casa junto con mi hija. Siempre fui responsable en el hogar, y nunca le fui infiel a ella.

Después de eso, caí en depresión, pero busqué la ayuda de Dios y me fortalecí espiritualmente. Sin embargo, temo por mi hija, [por el mal ejemplo de su mamá].... Quiero recuperar a mi hija, pero ella dice que quiere estar con su mamá. Temo pedir la custodia por la vía legal porque la niña podría extrañar a su mamá. [Además,] no cuento con el dinero para pagar a un abogado.... ¿Qué debo hacer?

Consejo

Estimado amigo:

Sentimos mucho la situación en que se encuentra, y sobre todo la de su hija. La vida de ella ha sido destrozada. A una niña de cuatro años no debe preguntársele con quién quiere vivir, ya que es demasiado pequeña para comprender todo lo que eso implica. Cada vez que usted hable con su hija, en vez de hacerle preguntas, sería mejor que le asegurara que el amor que usted le tiene es constante e incondicional.

Nosotros no somos abogados y no podemos dar consejos legales. Sin embargo, en la mayoría de los países a usted se le podrían conceder derechos de visitas o custodia compartida, y ninguna de esas opciones separaría a su hija de la mamá. Y es probable que haya una manera de lograrlo por medio de los servicios sociales en vez de tener que contratar a un abogado privado. Usted necesita investigar, hacer muchas preguntas y hacer lo necesario para asegurarse de que pueda seguir teniendo una relación con su hija. Ella lo necesita a usted en su vida. De eso no hay duda alguna. Hay estudios que han demostrado que en el caso de los niños que no tienen una relación con el papá es mucho más probable que consuman drogas, tengan relaciones sexuales con distintas personas, y hasta sean encarcelados.

Usted no tiene la obligación de tratar de salvar su relación con la madre de su hija, ya que la infidelidad y las actitudes de ella bien pudieran ser obstáculos infranqueables. Sin embargo, por el bien de su hija, usted sí tiene la obligación de cultivar una relación amistosa con esa mujer. La verá cuando visite a su hija, y cualquier hostilidad o enojo de su parte hará que esas visitas sean mucho más difíciles. La madre de su hija pudiera manifestar hostilidad o enojo, pero aunque usted no puede controlarla a ella, sí puede controlar su propia actitud, conducta y lenguaje.

Es posible que pronto haya otro hombre involucrado en la vida de ellas, y le será aún más difícil seguir teniendo dominio propio. Pero por el bien de su hija, muéstrese cordial aun con el otro hombre que esté tomando su lugar.

Comprendemos que seguir nuestro consejo es muy difícil, así que sabemos que le parecerá un gran desafío. Por eso necesita la fortaleza sobrenatural que Dios puede darle para lograrlo. Por sí solo tal vez sea imposible. Pero para Dios todo es posible1 si usted se vale de su divina fortaleza y sabiduría.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 19:26

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio