de 683
Caso 681

Soy un joven de veintidós años.... Toda mi vida me he guardado para mi futura esposa. No he tenido relaciones con ninguna mujer, pero por cosas de la vida mi novia ya tuvo relaciones sexuales con otro chico, y eso me ha frustrado mucho.... Ella aún mantiene contacto con ese chico, y tengo mucho miedo de que al cabo de un tiempo el tipo aparezca y ella caiga con él....

Ella me afirma que me ama, y tenemos planes para el futuro... pero tengo mucho miedo de que las cosas me salgan mal.... A veces pienso que aún se quieren. Necesito su ayuda.

Consejo

Estimado amigo:

Usted ha logrado lo que pocos hombres han logrado. Ha basado su vida en principios y creencias. Se ha abstenido de vivir conforme a las normas morales aceptadas por los medios de comunicación y la cultura popular. Es usted un hombre honorable e íntegro, y lo felicitamos por escoger seguir el plan perfecto que Dios ha diseñado para las relaciones sexuales.

Muchos no logran comprender cómo es que usted ha podido aplazar esa experiencia. Algunos piensan que no es natural abstenerse, y otros piensan que usted se está perdiendo lo que la vida puede ofrecerle. Esas personas no pueden comprender por qué usted considera las relaciones sexuales un tesoro valioso en vez de un emocionante pasatiempo barato.

Por supuesto que habrá consecuencias como resultado de su decisión. Usted nunca procreará un hijo fuera de la amorosa relación del matrimonio, y jamás tendrá que considerar el casarse con una persona a quien no ama, sólo porque ella le ha dicho que está embarazada. Nunca contraerá usted una enfermedad de transmisión sexual, y jamás tendrá que afrontar a una familia enojada que piensa que usted ha deshonrado a la hija.

Lamentamos que su novia no haya tenido la misma fuerza moral que ha tenido usted, pero es encomiable que ella le haya sido sincera al contarle lo ocurrido. No hay manera alguna de que sepamos si es la mujer indicada para usted, pero si ella le ha pedido perdón a Dios, entonces Él espera que usted también la perdone.

Usted no dice si el otro hombre es un vecino, compañero de trabajo o compañero de estudio de su novia, o si hay alguna otra razón que justifique que se vean de vez en cuando. En cambio, si ella está optando por comunicarse con él sólo porque lo considera su «amigo», entonces eso lo cambia todo. Usted tiene, en definitiva, el derecho de pedirle que interrumpa cualquier comunicación con él que no sea necesaria, y si ella se niega a hacerlo, entonces usted sabe cómo debe proceder.

Si ella solamente lo ve en el curso de su vida diaria, y de ninguna manera lo está haciendo a propósito, entonces le aconsejamos que se permita algún tiempo para sobreponerse. Si usted no puede hacer eso, y sigue sintiéndose preocupado, entonces no debe seguir en la relación con ella.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio