de 707
Caso 702

Hace ya más de ocho años que viví una unión libre con una mujer.... Me separé de ella y volví con mi esposa, pero fui tan miserable que dejé embarazada a esa otra mujer... Y hace más de cuatro años la mujer murió de muerte repentina.... Ahora reconozco que, aparte de que soy un miserable, no merezco vivir. Hasta he contemplado el suicidio como una opción....

Hoy mi hija que es fruto de ese amor está viviendo con su abuela y, a pesar de que inicié unas acciones legales para tenerla a mi lado, decidí quizá renunciar a ella. Tengo demasiada vergüenza con sus familiares.

Consejo

Estimado amigo:

Nunca es demasiado tarde para reconocer el daño que les hemos causado a otras personas, aunque con frecuencia sí es demasiado tarde para cambiar las consecuencias de lo que hemos hecho. Creemos que usted reconoce que no hay manera alguna de volver atrás y enmendar sus errores, y que debido a eso ha contemplado el suicidio. Parece más fácil morir que vivir consciente de lo que uno ha hecho.

¿Ha oído hablar del apóstol llamado Judas Iscariote? Él era uno de los seguidores más cercanos de Jesucristo antes de traicionarlo. Cuando Judas reflexionó sobre lo que había hecho, se suicidó. No tuvo suficiente valor para volver a verse con los otros apóstoles, así que optó por la vía de escape más fácil.

Cuando Cristo murió en la cruz, Él pagó el castigo por todos los pecados, no apenas por los pecados más pequeños o más socialmente aceptables. Sin embargo, para que seamos perdonados tenemos no sólo que lamentar haber cometido esos pecados y pedirle perdón a Dios nuestro Padre, sino también demostrar ese arrepentimiento viviendo de una manera diferente en el futuro. Si esperamos que Dios perdone nuestro pasado, tenemos que estar dispuestos a aprender y seguir sus enseñanzas.

Si usted decide que es demasiado difícil volver a verse con los familiares de su hija, se estará portando como muchos hombres cobardes. En vez de pensar en lo que más les conviene a sus hijos, piensan sólo en sí mismos. Justifican su conducta imaginándose que a sus hijos les irá mejor sin ellos, y sin embargo eso casi nunca es la verdad.

Su hija nunca podrá tener una relación con la mamá, y ahora usted quiere negarle que tenga una relación con usted también. Siendo una niña pequeña, tal vez parezca que no lo echa de menos a usted, pero a medida que crezca ella se preguntará cada vez más qué mal hizo para que perdiera a la mamá y también al papá.

En vez de tratar de obtener la custodia legal, le recomendamos que primero comience a aportar ayuda económica mensual a la abuela para contribuir a sufragar los gastos de la niña. Luego asegúrese de que el nombre suyo aparece en el certificado de nacimiento de ella. Si no aparece, entonces haga lo necesario para probar que usted es el padre biológico a fin de que se enmiende esa falta.

El siguiente paso es pedir que se le permita visitarla bajo supervisión. Es que si su hija ni siquiera lo conoce, usted debe comenzar a visitarla con la abuela presente. Si la abuela no lo permite, entonces será necesario pedirle a un juez que le conceda tales visitas. De cualquier manera, le recomendamos que consulte a un abogado a fin de que lo ayude.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio