de 829
Caso 787

Soy un joven universitario. Me aplico a mis estudios, pero tengo el problema de la adicción a los videojuegos, y por culpa de eso perdí un examen importante. Necesito un apoyo emocional o consejos para poder dejar esto. Quiero tener éxito, pero el vicio me lo está impidiendo. Lo que me remuerde la conciencia es que le miento a mi padre diciéndole que me está yendo muy bien. A veces le quiero decir la verdad, pero no me atrevo y no dejo de sentirme culpable.

Consejo

Estimado amigo:

Tu conciencia está cumpliendo su función. Está agitando las banderas de advertencia que dicen: «Peligro», a fin de que te detengas lo suficiente para considerar las opciones que tienes.

Tal vez te parezca ahora que no hay ninguna buena opción. Ya has perdido el examen y le has mentido a tu padre. Así que sientes que te encuentras en un callejón sin salida.

El primer paso que puedes dar para salir adelante es comprender lo seria que es tu adicción. Te rogamos que busques el Caso 653 en www.conciencia.net y consideres lo que dice acerca de la adicción a los videojuegos. En el consejo me refiero a las sustancias químicas en el cerebro que hacen que sea imposible que controles los impulsos que sientes cuando estás jugando.

Debido a que tu cerebro está trabajando en tu contra, es demasiado difícil que controles la cantidad de tiempo que estás jugando. Además, ya has descubierto que no puedes tener éxito en tus estudios mientras mantengas esa adicción a los videojuegos.

Por eso, si de veras quieres tener éxito, la única opción que te queda es abandonar los videojuegos. Eso quiere decir deshacerte del hardware y del software que tienes, y borrar tus perfiles de juegos en la Internet. Y significa informarles a tus amigos de videojuegos que has decidido dejar de jugar hasta que termines tus estudios. Es hasta posible que tengas que buscar nuevos amigos que se dedican a otras actividades aparte de videojuegos.

¿Tienes la determinación necesaria para resistir tus impulsos y adoptar otros pasatiempos? Puedes pasar parte del tiempo que te quede en actividades físicas, como por ejemplo en el juego de pelota o en perfeccionar trucos en patineta. Estamos convencidos de que es importante llenar tu tiempo y tu mente con otras actividades físicas porque no es saludable estudiar todo el tiempo.

Lo que estamos recomendando no será fácil. Es más, bien pudiera ser la cosa más difícil que jamás hayas hecho.

Uno de los proverbios del sabio Salomón dice que los prudentes ven el peligro y lo evitan, mientras que los imprudentes ven el mismo peligro, siguen adelante y no se desvían.1 ¿Serás prudente o imprudente? ¿Seguirás adelante hasta toparte con el peligro, o darás los pasos necesarios para desviarte lo más pronto posible? Tu futuro depende de la manera como respondas.

Te deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Pr 27:12

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio