de 587
Caso 557

He vivido toda mi vida caminando en la cuerda floja con relación a mi familia. Ha habido violencia verbal y a veces física en mi casa desde que tengo uso de razón. Por eso aún no he decidido iniciar mi propia familia. Siento que no estoy listo, y tampoco creo correcto iniciar otra familia enferma...

Todos asistimos a la iglesia, pero por alguna razón no hemos vencido viejos fantasmas y traumas del pasado....¡A veces no puedo soportarlo! ¡Es demasiado y estoy cansado!

Consejo

Estimado amigo:

¡Cuánto sentimos el trauma que sufrió durante su niñez y que no haya dejado de vivir en un hogar donde hay abuso verbal y físico! Lamentablemente no hay manera de que sepamos si usted sigue allí porque se siente obligado con sus padres o por razones económicas.

¿Sigue en casa con sus padres porque es usted quien los cuida y los considera su más alta prioridad? ¿Cree que todo el trauma lo ha afectado de tal modo que no es apto para ser esposo y padre?

Nosotros creemos que todos tenemos la obligación de protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos de violencia y de abuso. Y sin embargo la mayoría de las personas, al igual que usted, permanecen en situaciones peligrosas y dañinas. Tal vez se queden por lealtad no debida o por habérseles lavado el cerebro de modo que creen que ellas tienen la culpa del abuso que han sufrido. Y pudieran creer que la vergüenza de reconocer su problema públicamente sería peor que el dolor de quedarse donde están.

No hay razón lo bastante fuerte como para que usted se quede en un hogar abusivo. No sabemos lo suficiente como para poder decirle si es prudente que se mude y viva solo, o que se mude y viva con otros que también necesitan que se les proteja, o que denuncie la violencia ante la policía. Pero creemos que Dios conoce su situación y puede guiarlo de modo que tome las decisiones que le convienen.

Dios lo ama, y a Él le interesa lo que usted está sufriendo ahora y lo que ha sufrido a lo largo de su vida. Él quiere ayudarlo y guiarlo si usted está dispuesto a seguirlo. Pero para eso usted tiene que levantarse y ponerse en movimiento. Dios no va a sacarlo de manera sobrenatural. Eso lo tiene que hacer usted mismo. Ore, pídale a Dios que le dé sabiduría, ¡y ponga manos a la obra!

Por supuesto, ponerse a salvo de esa situación de abuso es sólo el comienzo de un proceso de sanidad. Le recomendamos que busque con urgencia un grupo de apoyo para víctimas de violencia y abuso. Pero creemos que es aún más importante que cultive una relación personal con Dios mediante la oración, la lectura de la Biblia y el contacto con otras personas comprometidas a servirlo a Él de todo corazón.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio