de 758
Caso 749

Engañé a mi esposa, y ella se dio cuenta.... Ya no estamos juntos como pareja... pero vivimos en la misma casa con nuestros hijos. Ya no la soporto, porque me lanza indirectas y no deja de recordarme mi error. Me altera demasiado y me saca de mis casillas. ¿Qué puedo hacer para evitar discutir con ella?

Consejo

Estimado amigo:

Es difícil dar un consejo cuando hay tantos detalles que no conocemos. Por ejemplo, ¿le ha sido fiel a su esposa desde el momento en que ella se enteró, o ha seguido usted siéndole infiel? ¿Le fue usted infiel una sola vez, o sostuvo una relación extramatrimonial? ¿Se mantiene usted en contacto con la otra mujer, o ha cortado toda comunicación con ella? ¿Era ella una amiga o pariente de su esposa? ¿Está usted de veras arrepentido por lo que hizo, o simplemente lamenta que ella lo haya descubierto?

Usted quebrantó el voto que le hizo a su esposa, y ella ahora no puede tenerle confianza porque no sabe si usted pudiera volver a hacerlo. Ella tampoco sabe cuándo le está usted diciendo la verdad y cuándo le está mintiendo. Usted la ha herido en lo más profundo. Sintiéndose malherida, las palabras desagradables que ella le dice son como un escudo con el que se protege emocionalmente. A duras penas ha logrado soportar ese engaño, y teme que no sería capaz de soportar más.

Al parecer, usted y ella siguen viviendo juntos, a pesar de todo, por el bien de sus hijos o por razones económicas. Sin embargo, la tensión entre los dos no les conviene a sus hijos, como tampoco les conviene a ustedes.

El mejor consejo que podemos darle es que acudan a un consejero matrimonial. Si piensa que no tiene los recursos económicos para eso, le aseguramos que es menos costoso que el tener que mantener dos hogares por separado. Aun si decide que el matrimonio no puede salvarse, un consejero puede ayudarles a los dos a comunicarse de un modo más positivo por el bien de los hijos.

Dios diseñó el matrimonio para que fuera de por vida, pero su Hijo Jesucristo enseñó que la infidelidad como la que usted cometió le dio a su esposa una razón legítima para separarse de usted.1 Sin embargo, como ella ha optado por seguir viviendo con usted, es probable que todavía lo ame, y es posible que haya esperanza de salvar su matrimonio.

Si usted quiere salvarlo, entonces debe asumir la responsabilidad y afrontar las consecuencias por haber herido a su esposa. Eso quiere decir que, a pesar de las palabras desagradables de ella, usted necesita responderle de tal manera que ella pueda sentir que la ama. Las palabras de ella son las consecuencias de lo que usted hizo, y esas consecuencias tienen que afrontarse, sin que importe lo desagradables que sean. Además, para que ella aprenda a volver a tenerle confianza, usted tendrá que darle a conocer con precisión dónde se encuentra y con quién está en todo momento. No piense que va a tener que hacer esas dos cosas algunos meses nada más, sino por años, pues la sanidad de su esposa le tomará muchísimo tiempo.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 5:32

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio