de 750
Caso 727

Hace nueve meses conocí [a una mujer] por las redes sociales.... Tuvimos sexo virtual. Ella habló con su [líder espiritual], y me bloqueó. Estoy destrozado por el daño que les causé a ella y a sus padres.

Quiero ir a su país y pedir perdón. Ya le pedí perdón a Dios.... Sé lo grave de mi error, y lloro mucho por el mal que hice. Yo la amo, y estoy dispuesto a casarme con ella. ¿Debo ir a buscarla?

Consejo

Estimado amigo:

Las relaciones sentimentales por Internet a veces se convierten en noviazgos. Dos de nuestros hijos conocieron a la esposa por Internet antes de conocerla en persona. Ambos tenían amigos que se conocían, pero nunca se habían conocido en persona. La Internet puede facilitar el llegar a conocer a personas y a formar nuevas amistades.

Sin embargo, la Internet puede también ser un lugar muy peligroso. Los depredadores hacen búsquedas a fin de encontrar personas ingenuas y tratar de cometer delitos económicos, reclutar para fines terroristas, y traficar a personas. Nadie cree que vaya a ser víctima, y todo el mundo cree que sabe cómo mantenerse seguro en un mundo virtual. Lamentablemente, a menudo están equivocados.

Nos preocupa mucho que usted esté dispuesto a casarse con una mujer a quien nunca ha conocido. Está convencido de que ella es genuina y de que usted le ha hecho daño, y tal vez tenga razón. Pero ¿qué tal si ella ha hecho lo mismo con otros hombres? ¿De ser así, tendría el deseo de casarse con ella? ¿Qué tal si ella está ya casada y tuvo que bloquearlo a usted debido a que el esposo se enteró de usted? ¿Qué tal si ella está tratando de hacer que usted se sienta culpable para conseguir que le envíe regalos o dinero?

Vamos a suponer, sin embargo, que usted tiene razón, que ella es quien dice ser, y que lo bloqueó para evitar el volver a tener sexo virtual. ¿Qué debe hacer usted?

Nos alegra que usted ya le haya pedido perdón a Dios. Eso es lo primero que le aconsejaríamos que hiciera. ¿Le pidió también a Dios que le indicara cómo evitar el volver a hacerlo? Es que el perdón sólo se recibe cuando estamos de veras arrepentidos de nuestros pecados. El arrepentirse significa detenerse, darse vuelta y tomar el rumbo contrario.

Cuando esa mujer lo bloqueó, hizo que fuera fácil ponerle fin a la relación que habían cultivado. Pero en vez de darse vuelta y tomar el rumbo contrario, usted ahora quiere buscarla. Se ha convencido de que pedirle perdón en persona sanaría de alguna manera el daño causado.

Usted nos pide un consejo, pero no le va a gustar: Deje de soñar acerca de un futuro con esa mujer. Deshágase de la información que tiene sobre ella, y no vuelva jamás a tratar de comunicarse con ella.

Para su propia seguridad, le recomendamos que no vuelva a considerar una relación sentimental con ninguna mujer que viva lejos de usted. Está bien que usted y una mujer se conozcan por Internet, pero no es sino hasta que se vean y se comuniquen en persona que van a poder de veras conocerse. También le recomendamos que se reúna con futuras amistades en grupos y en lugares públicos. Nunca vaya solo ni a algún lugar apartado para encontrarse con una persona a quien aún no conozca.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio