de 697
Caso 692

Tengo un hermoso hogar con un esposo maravilloso y una hija de seis años. Yo deseaba tener más hijos, pero mi esposo se niega debido a que un nuevo embarazo puede poner en riesgo mi vida.... Me ha costado mucho acostumbrarme a la idea de que no tendré más hijos....

Logré que mi esposo me permitiera tener una mascota... pero al día siguiente de la llegada del animal, mi esposo se enfermó [con alergias tan severas que]... se ha ido a vivir temporalmente a otra casa....

Para restaurar la unión familiar, tengo que devolver el perrito a una fundación para que le encuentren un hogar. Pero al hablar con ellos, me sentí culpable porque me dijeron que someteré al animal a un abandono y le causaré un daño emocional.... Me duele sentir que maltrataría al animal abandonándolo.

Consejo

Estimada amiga:

¡Nos alegra mucho que tenga un hogar feliz! Usted disfruta de una gran bendición al tener un esposo maravilloso y una hija.

La familia nuestra conoce toda clase de alergias, así que podemos comprender el problema que usted afronta. Algunas personas, como nuestra hija, tienen alergias que hacen que se les cierre la garganta de modo que no pueden respirar cuando se exponen a los pelos de sus mascotas. Al parecer, su esposo padece de una alergia similar.

Si usted hubiera sabido por adelantado que su esposo tenía esas alergias, podría haber pedido un perro hipoalergénico. Ciertas razas de perros no desprenden la caspa que contiene los alérgenos que causan reacciones alérgicas. Pero usted no lo sabía, así que el haber llevado a casa al perrito resultó en una crisis que no pudo haber previsto. Ahora se siente mal por haberlo hecho, pero no fue algo que usted hizo a propósito.

Es tal el amor que les tienen a los animales quienes los rescatan que algunos de ellos creen que las mascotas son igual de importantes que los seres humanos. Así que podemos imaginarnos el sentido de culpabilidad que le infundieron.

También nosotros queremos mucho a las mascotas y nos preocupamos por su bienestar. Creemos incluso que llegan a formar parte de la familia. Hay estudios que demuestran que pueden mejorar el bienestar de sus dueños, sobre todo de los solteros y los de edad avanzada.1

Sin embargo, cuando tiene que tomarse una decisión, siempre debe anteponerse el bienestar del ser humano. Usted ya lo sabía, pero el entregar su perrito sin duda era como perder la oportunidad de añadir otro miembro a su familia. Usted tiene mucho amor que dar, y está muy triste de que este intento tuviera que fracasar.

Le tenemos un par de sugerencias. Nuestra recomendación principal es que considere adoptar a un niño. Dependiendo del país en que vive, puede ser bastante económico adoptar a un niño en un hogar de crianza, que día tras día espera que aparezcan padres amorosos que lo adopten. Nosotros mismos adoptamos a dos niños que estaban viviendo en hogares de crianza, de diez y once años de edad, quienes han enriquecido mucho nuestra vida.

La otra sugerencia es que le pida a Dios que le abra los ojos para ver a todos los que la rodean que necesitan con urgencia el amor que usted puede ofrecerles. Muchas organizaciones necesitan voluntarios dispuestos a ayudar a los huérfanos, los ancianos y los enfermos. Además, es probable que haya padres solteros cerca de usted a quienes les serviría de mucho que les diera una mano. Jesucristo mismo dijo que, cuando ayudamos a los demás, es como si estuviéramos ayudándolo a Él.2

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 «El poder de las mascotas: Beneficios para la salud por interacciones entre humanos y animales», Departamento de Salud y Servicios Humanos, Institutos Nacionales de la Salud (NIH), marzo de 2018, Actualizado agosto de 2021 <https://salud.nih.gov/articulo/el-poder-de-las-mascotas> En línea 11 agosto 2021.
2 Mt 25:34-46

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio