de 620
Caso 604

Soy una mujer de treinta y dos años, y llevo cuatro años en una muy mala relación. Soy trabajadora sexual, y mi marido lo permite. Él me ha quitado dinero muchas veces. Me manipula, me insulta... y me ha pegado. Tengo una codependencia muy fuerte, hasta el punto de arrodillármele y pedirle que no me abandone.... Varias veces me ha dicho que me quiere matar.... Sólo le importa el dinero que gano para que le compre sus cosas, y él no trabaja. No hace nada: es un vago. Le tengo miedo porque es agresivo cuando ingiere alcohol.... Siempre me pide dinero a cambio de seguir a mi lado. Se aprovecha del amor que le tengo. A raíz de esto, tengo depresión, ansiedad, miedo, desesperación. Espero que puedan ayudarme.

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que espera que podamos ayudarla. Nosotros esperamos que usted esté dispuesta a aceptar la ayuda que le ofrecemos.

La única razón que alguna persona permanecería en una situación como la suya es por temor. El temor es una emoción que puede hacer que usted ignore la verdad. Es como si erigiera un muro entre usted y la realidad.

Es probable que usted tenga miedo porque cree algunas mentiras acerca de sí misma. Tal vez crea que no es lo bastante buena, o inteligente o fuerte como para abrirse camino sola. Quizás hasta crea que merece el maltrato de parte de este hombre, o que merece la muerte. ¡Pero todo eso es mentira!

¿Qué es entonces la verdad? Es que usted ha cometido muchos errores, pero no merece que este hombre la maltrate así. Él no tiene derecho alguno de quitarle dinero, ni de pegarle ni de aprovecharse de usted.

¿Sabe que Dios la ama al extremo de haber enviado a su único Hijo para llevar el castigo eterno de todos los pecados que usted ha cometido? Su Hijo Jesucristo murió en la cruz para que usted pudiera ser perdonada. Y eso quiere decir que Él está dispuesto a perdonar todos sus pecados, hasta los que usted pudiera considerar imperdonables.

Usted puede hablar con Dios ahora mismo. Él está esperando que lo busque. Tiene abiertos los brazos de par en par y la está llamando por su nombre. Responda a su llamado pidiéndole que la perdone de todo pecado y la acepte como su hija muy amada. Cuando haga eso, será como si jamás hubiera pecado. Todo su pecado será perdonado, y podrá comenzar de nuevo.

El primer paso que debe dar en su nueva vida es el de alejarse de este hombre. Pídale a Dios que le dé sabiduría en cuanto a dónde ir y a quién acudir para recibir apoyo inmediato. La acompañaremos en oración para que Dios la guíe y le asegure que Él siempre está con usted.

Le rogamos que se comunique con nosotros y nos informe que se encuentra a salvo y que ha comenzado una nueva vida.

Usted nos importa,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio