de 587
Caso 570

Me casé hace seis años con la madre de mis dos hijos, después de ocho años de relación.... Poco tiempo después de casarme, perdí casi todos mis bienes y tuvimos que mudarnos a vivir con mi suegro.... Noté un cambio radical en ella, [y por fin] me confesó [la razón de] su cambio. Ella había mantenido una relación sentimental con su hermano mayor aun después de casarnos, y se había casado conmigo para huir de lo que la atormentaba. Me confesó que no me amaba, y a raíz de eso nos separamos. Extraño a mis hijos y la extraño a ella. Los amo a los tres.

Consejo

Estimado amigo:

¡Cuánto sentimos lo que ha sufrido su familia! Como usted no pudo contarnos todos los detalles, vamos a suponer que el hermano mayor de su esposa se aprovechó de ella en lo físico cuando ella era una niña incapaz de comprender que esa relación era indebida y de saber qué hacer al respecto. Con el paso del tiempo, el cerebro de ella conectó el acto físico con el amor romántico, haciendo que, en efecto, participara de buena voluntad en la relación. Es posible que ella ahora ni recuerde cómo comenzó todo, pero está atormentada por la culpa que siente a causa de haber continuado con la relación.

Lo felicitamos por seguir amándola a pesar de la manera en que ella lo engañó. La verdad es que sus hijos los necesitan a ustedes dos, y les irá mucho mejor porque usted no ha dejado de amar a la mamá de ellos. Si ella consiente, creemos que usted debe mantener su matrimonio, a pesar de que su esposa piensa que no lo ama.

Algunas de las conexiones en el cerebro de su esposa están entrecruzadas, y es probable que ella no pueda desenredarlas por sí sola. Ella sabe que no tiene futuro con ese hermano, pero no deja de sentir lo que siente por él. Necesita con urgencia consultar con un psicólogo profesional o un terapeuta que le ayude a resolver esos sentimientos.

Si su esposa no consiente en que vuelvan a vivir juntos, o si se niega a consultar con un consejero, le recomendamos a usted que se valga de los recursos jurídicos en su país para asegurarse de que se le asignen horas regulares de visitas o de que se le conceda custodia parcial de sus hijos. ¡No permita que este problema de la mamá los prive a ellos de una relación con usted!

Dios, nuestro Padre celestial, conoce y comprende su situación. Él quiere caminar a su lado y darle la sabiduría y la fortaleza que usted necesita para el futuro. Clame a Él en oración, y pídale que le ayude a alinear su vida y su conducta con su perfecta voluntad divina. Él nunca lo abandonará.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio