de 688
Caso 686

Estoy casada con un hombre del cual tengo una hija de siete meses.... Cuando estaba embarazada, él me fue infiel, y yo lo perdoné.

Yo salía a visitar a mi familia y a mis amistades, pero después de haber dado a luz, él no quiere que yo salga ni que visite a mi mamá ni a mis amistades.... Siento que me estoy volviendo loca. Quiero estar tranquila con mi familia, pero siento que estoy en una cárcel. Él me compra todo para que me sienta cómoda y no tenga por qué salir de la casa. No sé cómo decirle que está actuando mal.

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que no sabe cómo decirle a su esposo que él está actuando mal. Suponemos que ya ha tratado de decírselo, tal vez muchas veces, pero que él no ha estado de acuerdo con usted. En ese caso, usted no necesita saber cómo decírselo sino cómo lograr que él cambie de parecer.

Usted no da a conocer las razones por las que su esposo no quiere que usted salga. ¿Teme él que corra peligro el bebé? Si es así, ¿está dispuesto a cuidar al bebé un par de horas cuando no está trabajando para que usted pueda visitar a su mamá y a sus amistades? ¿O será que él quiere aislar al bebé de todas las personas que pudieran contagiarlo con un virus? ¿Le parece bien a él que otras personas, tales como la suegra, la visiten en la casa de ustedes?

Sin saber las respuestas a estas preguntas, vamos a suponer no sólo que él no la deja a usted salir, sino también que él no deja que otras personas la visiten. Debido a la pandemia reciente, eso bien pudiera ser razonable. Muchas personas en este mundo no han podido volver a visitar a los padres ni a las amistades. Han tenido que quedarse en casa y no salir. Lo que hace dos años hubiera parecido irracional ahora ha llegado a ser muy normal.

¿Tiene usted la posibilidad de chatear en video con su mamá y sus amistades? ¿Puede enviarles mensajes de texto y llamarlas? Si su esposo está tratando de limitar la conversación que tiene con ellas, entonces usted tiene un problema más serio. Pero si él sólo quiere mantenerlos a usted y al bebé protegidos del virus, entonces esto es un conflicto temporal que se resolverá en unos cuantos meses.

Usted no dice que su esposo es celoso ni abusivo, así que tenemos que concluir que este es un desacuerdo acerca de qué actividad es segura en estos tiempos difíciles. Si usted cree que estamos equivocados en nuestra evaluación, entonces le recomendamos que consulte a su médica o a una pediatra. Ellas estarán al tanto de recursos en su ciudad donde pueda recibir más ayuda.

También le recomendamos que ore junto con su esposo, pidiéndole a Dios que los dirija y les muestre a los dos lo que es prudente y razonable en esta situación como también en otras situaciones que ambos han de afrontar.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio