de 646
Caso 605

Conocí a una chica, comenzamos a salir y nos hicimos novios. Aproximadamente al año, mis sentimientos cambiaron hacia ella, y le expresé que no sentía amor y que lo mejor era terminar la relación. Pero ella rehusó, y yo accedí a regresar con ella porque tampoco quería verla sufrir.

Así han transcurrido dos años. No estoy enamorado de ella, pero me cuesta trabajo terminar la relación porque no quiero lastimarla.... Ella quisiera ya formalizar... e ignora lo que yo le digo y se aferra a seguir así.... ¿Cómo se lo hago entender?

Consejo

Estimado amigo:

Lo felicitamos por esforzarse al máximo por no lastimar a su novia más de lo necesario. Ha mantenido la relación con ella todo un año, sabiendo que no tiene futuro con ella. Lamentablemente, ella no deja de anhelar que usted cambie de pensar y que se enamore de ella. Pero a estas alturas ella ha tenido bastante tiempo y suficiente aviso en cuanto a lo que usted siente y tiene la intención de hacer.

Es evidente que usted sería más feliz con una mujer que escuchara y comprendiera lo que usted le dijera. El solo hecho de que su novia no le hace caso, y se niega a comprenderlo, significa que no es la clase de mujer con la que usted quisiera vivir por toda la vida.

Los novios deben poder comunicarse bien entre sí antes de considerar una relación duradera. Cada cual debe sentir que su pareja escucha y comprende sus sentimientos y pensamientos. A medida que progresa el noviazgo, ninguno de los dos debe guardar secretos, sino que debe poder contarle todo al otro. Ambos deben sentir plena libertad para hablar acerca de relaciones y deberes familiares, compromisos económicos (especialmente deudas pendientes), compromisos espirituales, y sus puntos fuertes y sus limitaciones emocionales.

Dios diseñó la relación matrimonial de modo que fuera diferente de todas las demás. Él quiso que los cónyuges fueran del todo sinceros y vulnerables mutuamente, compartiendo aun sus sueños y sus temores más profundos. Deben poder tener plena confianza mutua, tanto física como emocionalmente. Los novios no deben ni siquiera considerar la idea de matrimonio futuro sino hasta que hayan logrado alcanzar esa confianza mutua.

En el caso suyo, le recomendamos que haga una cita con su novia junto con alguna amistad o algún pariente de ella. Explíqueles a los dos que usted la estima demasiado como para permitir que ella siga perdiendo tiempo valioso con usted siendo que no contempla que tengan un futuro juntos. Diga que la relación ha terminado y que usted ya no volverá a verla ni a comunicarse con ella de manera alguna. Luego salga de ese lugar y bloquee en su teléfono el número de ella. Si usted procede de este modo, su novia tendrá a aquella amistad o a aquel pariente para ayudarla a comprender lo sucedido.

El hombre que nos escribió en el Caso 256 estaba experimentando lo mismo que usted. Lea ese caso y observe las maneras como sugerimos que pudiera reaccionar la novia de él. Es probable que la novia de usted responda de la misma manera.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio