de 683
Caso 676

Hace unos cuatro años me atacó un hombre.... Debido a eso lloraba yo todas las noches hasta que un día le conté a mi familia lo que me había sucedido, y fuimos a presentar la denuncia.

Desde entonces, no puedo dejar de pensar en lo que me pasó y, cuando recuerdo, lloro y me vienen horribles cosas a la mente, y tengo pesadillas. Siento que me está vigilando o que quiere hacer daño a mi familia. No sé qué puedo hacer para aliviarme y dejar de pensar en eso, a pesar de que lo intento.

Consejo

Estimada amiga:

¡Cuánto sentimos la violencia de la que fuiste víctima, y como resultado la angustia que has sufrido durante los últimos cuatro años! Ese hombre te robó mucho, incluso paz y seguridad emocional.

Nosotros no somos médicos, así que no estamos facultados para diagnosticar enfermedades. Sin embargo, te animamos a que investigues el trastorno de estrés postraumático (TEPT) a fin de observar todas las similitudes entre ese trastorno y los síntomas que estás experimentando. Si consideras que tus síntomas son muy parecidos a los síntomas del TEPT, entonces te recomendamos que consultes a un médico para pedir un diagnóstico y los tratamientos posibles. El médico puede referirte a un especialista, o a un grupo de apoyo para casos como el tuyo.

También es posible que necesites ciertos medicamentos por algún tiempo. El ataque que sufriste te causó reacciones emocionales en el cerebro que a su vez afectaron las sustancias químicas que hay allí. La medicación a veces puede regular esas sustancias.

Has de comprender que tu reacción y tus síntomas no son fuera de lo común. El trauma nos causa efectos fisiológicos a largo plazo, y es posible que esos efectos jamás desaparezcan o se reduzcan sin recibir algún tratamiento médico.

A Dios le importa tu dolor. Él lamenta mucho la perversidad que había en el corazón del hombre que te atacó. No era la voluntad de Dios que ese hombre perpetrara la maldad, pero como Dios nos dio a cada uno la libertad de tomar nuestras propias decisiones, aquel hombre optó por pasar por alto los designios de Dios y agredirte de ese modo.

Sin embargo, algunos culpan a Dios y preguntan por qué, si es un Dios de amor, permite que ocurra semejante maldad. Es cierto que Dios pudo haber evitado la maldad si nos hubiera hecho a todos puros e impecables desde el principio; pero, si Él nos hubiera creado así, nosotros no tendríamos opción alguna en cuanto a la toma de decisiones. Seríamos como robots que sólo pueden actuar según se les ha programado. Y todos serviríamos y obedeceríamos a Dios por obligación. Como Dios deseaba una relación amorosa con nosotros como hijos suyos y no un ejército de robots, Él nos dio el libre albedrío para tomar nuestras propias decisiones.

Ahora tú puedes optar por no hacer nada y seguir sintiéndote miserable, o esforzarte por hacer lo más difícil, que es buscar y cumplir con un tratamiento médico. Te instamos a que tomes una sabia decisión.

Te deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio