de 604
Caso 601

Mientras mi esposa estaba en el hospital, revisé su teléfono y encontré unas fotos de su primo a quien en la juventud ella amó. La confronté, y dijo que no era nada.... [Sentí] desconfianza, y empecé a espiarla. [Descargué una aplicación en] su teléfono para ver con quién hablaba. Entonces ella le [advirtió] que yo la tenía vigilada, que no la buscara [hasta que ella consiguiera] otro teléfono.

Todavía vivo con ella.... Dice que me ama, pero no sé de qué manera.... Su argumento es que no la tomé en cuenta. No la sacaba, ni le hablaba hasta el fin de semana en que la veía. Todo eso es cierto. No me preocupé por ella. Ni un «Te amo». Fui seco con ella.

Consejo

Estimado amigo:

Es de veras preocupante creer que su esposa lo está engañando. Cualquier tipo de engaño socava la confianza que es la base de un buen matrimonio.

A pesar de que va en contra de la ley de Dios en los Diez Mandamientos, es lamentablemente muy común en algunas culturas que uno de los cónyuges crea que hay ciertas mentiras que se justifican. Todos sabemos de los hombres que engañan a su esposa con otra mujer, o con varias mujeres, y que creen que esa conducta es aceptable. Esas otras mujeres consienten con la situación porque también ellas creen que es aceptable, y sus infortunados hijos tienen que crecer sin el padre.

Sin embargo, los hombres no son los únicos que engañan. Si bien en otras culturas se considera menos aceptable, muchas mujeres le son infieles a su esposo y se convencen de que se justifica porque su esposo las maltrata o no les presta atención. Eso pudiera ser lo que sucedió en el caso de su esposa. Sin embargo, si bien usted ha establecido la posibilidad de engaño, no ha presentado evidencia alguna de infidelidad.

Usted no dice si había fotos de otros familiares en el teléfono de su esposa. Sólo menciona fotos de ese primo en particular, siendo que pudo haber también fotos de muchos otros primos, junto a tías y tíos. Es posible que su esposa ama al primo como se ama a cualquier otro familiar. Tal vez usted sólo notara la foto del que considera una amenaza para su matrimonio. También es posible que las sospechas y los celos de parte de usted hicieron que su esposa le advirtiera al primo que no se comunicara con ella a pesar de que él y otros primos sólo estaban preocupados de que ella estuviera enferma.

Usted admite que trató mal a su esposa. Ese tipo de conducta no parece ser la de un hombre que de veras ama a su esposa. Pero no justifica que su esposa lo engañe, si es que lo ha hecho.

Recomendamos que busque consejería conyugal profesional a fin de resolverlo todo y salvar su matrimonio. Claro que le exigirá tiempo, esfuerzo y dinero, pero valdrá la pena hacerlo para evitar que se disuelva su matrimonio.

No es demasiado tarde,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio