de 638
Caso 637

Estoy en una relación de noviazgo con un joven... pero hace unos seis meses le descubrí unos mensajes con su mejor amigo en los que estaban enviándose fotos de una manera muy extraña, y el amigo se refería a mi novio como niño bonito. Y en una ocasión, estando los tres reunidos, el amigo me dijo que mi novio era de él, y que primero había sido él que yo. Confronté a mi novio, y me dijo que eso era sólo un juego y que no volvería a pasar.

Hace unos días mi novio me dejó su celular y... su amigo le escribió, sin saber que yo tenía su celular, [un mensaje que] me causó gran disgusto. Le pedí a mi novio que me explicara ese tipo de mensajes, y me dio la misma respuesta que antes.... Lo quiero, pero tengo miedo de que esta situación pueda volver a repetirse y llegar más lejos. Temo equivocarme al no dejarlo.

Consejo

Estimada amiga:

Al parecer, usted nos está preguntando cómo distinguir entre un juego inocente y una grave amenaza. Esa es una buena pregunta, pero la pregunta que importa más es si debe correr el riesgo de casarse con alguien de quien tenga serias dudas. Y la respuesta a esa pregunta es mucho más importante que todos los pormenores y las razones en su caso.

En definitiva, usted no debe correr el riesgo de casarse con alguien de quien desconfíe. Cualesquiera que sean las razones y los pormenores, nadie debe casarse con alguien que le genere serias dudas. Le rogamos que lea los Casos 327 y 577, y observe que la respuesta es la misma a pesar de que los pormenores son diferentes.

Su novio y el amigo de él pudieran estar participando en un juego que es del todo inocente. Sin embargo, si es inocente, su novio debió haber cumplido su palabra y haberle puesto fin al juego. Si él trató de hacerlo, pero el amigo no desistió, entonces su novio debió haber optado por ponerle fin a la relación con el amigo en vez de seguir participando en el juego.

Obviamente su novio decidió continuar la relación con el amigo a pesar de que a usted le causó un gran disgusto. Él optó por hacer caso omiso de los sentimientos suyos y por valorar más la relación con el amigo que la relación con usted. Esa es una clara señal de advertencia a la que usted debe prestarle atención.

El período de noviazgo es el indicado para aprenderlo todo acerca de su posible cónyuge. Es el período indicado para observar las decisiones financieras, las actitudes, la conducta, las prioridades, los valores, las relaciones y el carácter, incluso la honradez e integridad, del novio. Cuando un posible cónyuge demuestra una debilidad o un defecto en uno de esos aspectos, la persona prudente sabe que el matrimonio no cambiará esa debilidad o ese defecto. Es más, la debilidad o el defecto sólo ha de agudizarse.

Solamente los insensatos hacen caso omiso de las señales de advertencia. Y solamente los necios les dan más prioridad a los sentimientos amorosos que a los hechos concretos. En cambio, los prudentes tienen la capacidad de ver más allá de los sentimientos amorosos con el fin de examinar los hechos.

¿Cómo podemos llegar a ser sabios o prudentes? El rey Salomón, uno de los hombres más sabios de la historia, dijo: «La sabiduría comienza con el respeto al SEÑOR; aprender acerca del Santo es tener inteligencia.»1 El reconocer que Dios la ama a usted y quiere ayudarla es un buen punto de partida. A medida que usted llega a conocerlo, mediante la oración y la lectura de la Biblia, Él le ayudará a comprender cada situación que se presente.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Pr 9:10 (PDT)

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio