de 540
Caso 530

Tengo dieciséis años, y desde hace algún tiempo he tenido un novio. Cometí el error de entregarme a él. Lo bueno es que no salí embarazada, pero mi familia se enteró y ya no confían en mí. Me dijeron que termine con la relación; pero no puedo, ya que lo quiero mucho. No sé si lo que siento es amor, o si sólo es costumbre o apego. Quiero hacer las cosas bien esta vez, pero no sé qué hacer.

Consejo

Estimada amiga:

La edad de dieciséis años es difícil. No eres una niña, pero tampoco eres una mujer adulta. Anhelas tener los privilegios y la libertad de los adultos, pero ahí están tus padres poniéndoles límites a tus actividades y amistades. Es como si ellos no comprendieran o no les importara lo que sientes.

Lamentablemente, en el caso tuyo hay estudios que demuestran que el cerebro humano no termina de desarrollarse sino hasta cumplidos los veinticinco años. A tu edad, la parte del cerebro que te da la capacidad de sentir no está del todo conectada con la parte del cerebro que te faculta para razonar con claridad. Así que es posible que lo que sientes te parezca más verdadero que las consecuencias si te dejas llevar por esos sentimientos.

Otra manera de expresarlo es que la capacidad que tienes de tomar decisiones no está tan desarrollada como la de tener emociones y sentimientos. El amor que sientes por tu novio es mucho más fuerte que tu preocupación por prevenir un posible embarazo o una enfermedad.

Por eso Dios te dio los padres que tienes. Claro que no todos los padres son buenos, y todos, en definitiva, cometen errores. Pero la mayoría de ellos se preocupan por sus hijos y desean protegerlos del peligro. Al parecer, eso es lo que están tratando de hacer tus padres.

Uno de los Diez Mandamientos dice que debes honrar a tu padre y a tu madre.1 Mientras vivas en casa con tus padres, y ellos te estén sustentando económicamente, honrar significa obedecer. Por eso el apóstol Pablo también nos enseñó que debemos obedecer a nuestros padres.2

Algún día, cuando puedas vivir por tu cuenta y proveer para tu propio sustento económico, ya no tendrás la obligación de obedecerlos. Pero hasta entonces es mucho más seguro y prudente reconocer que tus padres tienen la responsabilidad de protegerte al establecer reglas que tienes que obedecer.

Haces bien en admitir que no estás segura si lo que sientes por tu novio es amor o si es sólo costumbre. También es bueno que quieras hacer las cosas bien. Te aconsejamos que obedezcas a tus padres y termines por completo la relación con él. Ellos saben que, luego de haber tenido relaciones sexuales con él una vez, sería casi imposible dejar de volver a hacerlo si continuaran viéndose.

Te deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Éx 20:12
2 Ef 6:1

Información en este sitio