de 472
Caso 274

Mi mamá es viuda desde hace veinticinco años. Somos tres hermanas. Desde aun antes de que mi mamá enviudara, yo les ayudaba económicamente... aun cuando yo ya no trabajo porque tengo una enfermedad crónica.... Hace unos días mi esposo perdió su trabajo... por lo que a mí ya no me es posible brindar a mi madre esa ayuda económica. Mis hermanas están también en situaciones difíciles, y no pueden ayudarle mucho tampoco.

Mi mamá tiene una casa y muchas cosas... que yo le animo a que venda para poder obtener ingresos. Ella tiene setenta y ocho años, pero gasta mucho.... A veces se va a un casino con una amiga.

El problema es que ella no quiere deshacerse de nada, y menos de su casa. Tampoco quiere disminuir sus gastos.... Me hace sentir muy mal. Me dice que va a pedir limosna, que se va a morir de hambre.... Sé que debo honrar a mis padres; es un mandamiento del Señor.

Consejo

Estimada amiga:

Lamentamos mucho la enfermedad crónica que usted sufre y la pérdida de empleo de su esposo. Es obvio que están pasando por tiempos económicos difíciles, al igual que sus hermanas. Parece que su madre no le tiene mucha compasión, sino que, por el contrario, está empeorando la situación.

Al principio usted se dispuso a ayudar a su madre porque tenía los recursos y porque quería brindarle ayuda. Usted la ama y deseaba que ella llevara una vida más fácil. Esa fue la decisión que usted tomó, pero en definitiva no era su obligación. Lamentablemente su madre llegó a dar por sentado que recibiría siempre esa ayuda y hasta a creer que usted se la debe por el solo hecho de ser su hija. Y usted, por querer honrarla conforme a lo que dice la Biblia, llegó a creer que tal honra incluye una obligación económica. Eso no es así.

Ahora su madre la está manipulando descaradamente a fin de que se sienta culpable por una situación que usted no puede controlar. ¡A ella debiera darle vergüenza! La edad que tiene no justifica su comportamiento ni sus palabras. Es evidente que tiene los recursos necesarios para vivir por su cuenta, aun cuando signifique reducir los enseres de su casa y su estilo de vida.

Los padres que creen que sus hijos tienen la obligación de sustentarlos están  equivocados. Cada uno de nosotros es responsable de correr con sus propios gastos en los años postreros, y nunca debemos esperar que nuestros hijos nos sustenten. Claro que si su madre fuera indigente, sin casa y sin alimento, sería natural que usted la recibiera en su propio hogar y la cuidara de la mejor manera posible. Pero sin duda alguna no debe esperarse que usted pague por el estilo de vida al que su madre se ha acostumbrado.

Tal como usted afirma, uno de los Diez Mandamientos es el honrar a sus padres, así que honre a su madre visitándola, llamándola por teléfono a ver cómo está, y ayudándole con quehaceres que le cuesten trabajo debido a su edad. Cuando ella comience a quejarse acerca de la falta de dinero, en vez de darle un consejo, corte la comunicación ahí mismo. Si ocurre cuando se encuentra en la casa de ella, despídase con un beso y salga. Si pasa cuando están hablando por teléfono, dígale que tiene que colgar. Sea siempre respetuosa, pero no le dé la oportunidad de tratar de manipularla.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio