de 483
Caso 473

Soy una mujer de treinta y tres años. Aún no me he casado, pero hice un compromiso con mi actual pareja, de casarnos a principios del año que viene. Sin embargo, hace menos de un mes él sufrió un accidente, y el médico le dijo que existe la posibilidad de que quede estéril, además de otras consecuencias....

Ahora que él está de nuevo en casa, no sé qué hacer. No quiero hacerlo sentir mal, porque lo amo.... Él ya tiene hijos, pero yo no. En mi corazón está el seguir con él y salir adelante juntos. ¿Qué me aconseja?

Consejo

Estimada amiga:

Sentimos mucho el accidente que sufrió su novio, así como las consecuencias que resultaron. Es evidente que él ahora necesita el apoyo moral que usted puede darle.

Como no está casada con él, nosotros creemos que es un error que usted esté viviendo con él. Pero estamos conscientes de que un crecido número de parejas viven juntas sin estar casadas, y que la mayoría de la gente cree que es aceptable o hasta preferible vivir así.

Cada uno tiene un código moral que le sirve de guía. Esa norma de conducta moral tiene, o no tiene, como base principios bíblicos. Quienes no creen en la Biblia bien pudieran obtener su código moral del libro sagrado de otra religión, o de los escritos del profeta de su religión. Sin embargo, en la actualidad es más común que la gente derive su código moral de lo que a cada cual le parece bien. Su consigna es: «Si te parece bien, hazlo.» Confían en sus instintos para tomar decisiones. A juicio de ellos, lo que vale es la sinceridad con que lo creen.

Los grupos guerrilleros que se ocultan en la selva y secuestran a personas creen con toda sinceridad que lo hacen por una buena causa. Creen que pueden enmendar las injusticias de una sociedad materialista mediante la fuerza, la intimidación y las tácticas terroristas. Su código moral les da licencia para el homicidio y el robo. Sus instintos les dicen que los fines justifican los medios.

Hay otros que siguen un código moral de conducta que puede resumirse en su deseo de ser una «buena persona». Sin embargo, su trasfondo cultural, sus experiencias y sus circunstancias influyen en lo que ellos consideran «bueno». Ellos pudieran considerarse una «buena persona», mientras que los demás piensan todo lo contrario. No los guía una norma objetiva, o determinado criterio, para juzgar lo que es «bueno».

Los consejos nuestros siempre se basan en los principios bíblicos porque ese es el código moral que nos sirve de guía. Estamos convencidos de que nuestro Padre celestial diseñó el matrimonio de tal modo que proporcionara un ambiente sano y seguro para cada uno de los cónyuges, como también para los hijos que tengan. Por eso Dios mismo unió a Adán y a Eva, y dijo que los dos se funden en «un solo ser».1

Así que creemos que usted debe vivir separada de su novio. Luego conversen en serio acerca del deseo suyo de tener sus propios hijos biológicos. Pero si no pueden llegar a un acuerdo, no siga pensando en casarse con él.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Gn 2:24

Información en este sitio