de 463
Caso 267

Una mujer... me contó que tenía una niña y que había terminado su relación con el padre de la niña.... Empezamos a compartir más, y ella quedó embarazada. Me dijo que quería casarse inmediatamente.... Yo le dije que nos diéramos un tiempo.... Como al tercer mes de embarazo, se fue a vivir con el padre de la niña que tiene. ¡Eso fue devastador para mí!...

El niño va a cumplir tres meses. Le dije [a la mujer] que fuéramos a un juzgado a arreglar lo de la pensión, pero ella sólo quiere el dinero mensual y no le importa que yo vea al niño. De hecho, sólo cuando le doy dinero me deja ver al niño. He decidido irme de esta ciudad y dejar que el tiempo y Dios le hagan ver su error al no dejarme compartir con el bebé.

Mientras tanto, pienso abrir una cuenta bancaria y guardar dinero para el niño en caso de que en el futuro... pregunte qué sucedió y por qué me fui. ¿Cree usted que esta decisión es sabia, o debo más bien conseguir un abogado y luchar por los derechos del bebé?

Consejo

Estimado amigo:

Me alegro mucho de que quiera tomar decisiones sabias por el bien de su hijo. Él es la inocente víctima del error que usted cometió cuando tuvo una relación física con una mujer con la que no estaba casado. Él sufrirá las consecuencias durante toda su niñez, y ahora le corresponde a usted tomar decisiones que hagan más tolerables esas consecuencias.

Es cobarde y egoísta el plan que usted tiene de huir del problema. Claro que se sentirá mejor al alejarse y evitar el tener que tratar con la madre de su hijo. Pero ¿qué del niño que ha de crecer sintiendo en lo más profundo el rechazo al no saber por qué lo abandonó su padre biológico? Ese niño se preguntará qué hizo él de malo para que usted lo abandonara.

En vez de huir, usted debiera estar dispuesto a luchar. Investigue a ver de qué manera pudiera ayudarlo su sistema jurídico, o contrate a un abogado para que lo asesore. Presente su caso ante un juzgado a fin de que se establezca un horario de visitas entre usted y su hijo. Pague lo establecido para el sustento de su hijo por conducto del sistema judicial de modo que quede documentado. Resuelva no faltar a una sola cita para visitarlo, ni dejar de cumplir con un solo pago. Sólo así tendrá la seguridad de haber hecho todo lo posible en beneficio de su hijo.

Para ser un padre ejemplar, siga el ejemplo de su Padre celestial, que lo ama mucho. Como dicen las Sagradas Escrituras, «el Señor su Dios siempre [lo] acompañará; nunca [lo] dejará ni [lo] abandonará».1 Fíjese la meta de que algún día su hijo diga lo mismo con relación a usted como padre.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Dt 31:6

Información en este sitio