de 492
Caso 475

Soy una joven de veintiún años de edad.... Desde hace más o menos nueve meses he estado sufriendo de ansiedad. Ha sido una situación muy difícil para mí, y me hace sentir incómoda, insegura e indecisa.

Hace dos meses, como última opción, acudí al médico.... Me siento mal por esto. Creo que es un pecado... y aun dudo de mi salvación porque todo lo que siento va en contra de lo que el Señor me dice que debo sentir gracias a las promesas de su Palabra.... ¿Es pecado la ansiedad?

Consejo

Estimada amiga:

Sentimos mucho que esté sufriendo de ansiedad, pero sentimos aún más que haya sido mal informada acerca de lo que ésta es.

La ansiedad no es pecado. Ni lo es la depresión clínica, ni la hipertensión arterial ni la diabetes. Todas esas son enfermedades producidas por anomalías en el cuerpo. El cerebro, el corazón y el resto de los órganos del cuerpo se componen de células, hormonas, sustancias químicas, señales eléctricas y materia orgánica. Es un sistema interconectado tan complejo que sólo nuestro Dios omnipotente pudo haberlo diseñado y creado.

Quienes creen que las anomalías en el cerebro son pecado no están enterados de los resultados de estudios científicos recientes que se basan en escáneres de cerebros en reposo y de cerebros activos. Los médicos han encontrado partes del cerebro en las que puede detectarse la ansiedad.1 También han hallado que las personas que tienen padre o madre que sufre de ansiedad son más propensas a sufrirla por la herencia genética. Se han identificado varios genes que pudieran conllevar un mayor riesgo de ansiedad y depresión.2 Todos esos estudios científicos dan a entender que la ansiedad es una cuestión médica y no un asunto espiritual. De modo que el acudir a un médico es la opción correcta.

Usted menciona las promesas de Dios. Las verdaderas promesas de Dios tienen que ver con su carácter divino. Dios es fiel y siempre estará con nosotros.3 Él nos perdonará nuestros pecados si se lo pedimos.4 Nos llevará al cielo para estar con Él si aceptamos su perdón y lo seguimos.5

Lamentablemente, muchas personas sacan ciertos versículos bíblicos fuera de su contexto y afirman que son promesas. Muchas de sus declaraciones son de promesas de salud y prosperidad. Pero Cristo no nos prometió esas cosas. Lo cierto es que Él dijo más bien que se nos insultaría, perseguiría y acusaría falsamente.6

Yo sigo a Cristo porque confío en Él. Cuando estoy enferma, no dudo de que me ama y no pienso que me esté castigando. Acudo al médico y tomo los medicamentos que me receta. Claro que le pido a Dios que me sane, pero le confío a Él que decida cómo ha de contestar mi oración. Si alguien trata de convencerme de que estoy enferma porque he pecado, perdono su ignorancia de las Sagradas Escrituras y su información equivocada. Le sugiero que haga usted lo mismo.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 <http://www.amenclinics.com/conditions/anxiety-issues> En línea 9 junio 2017.
2 <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3181683> En línea 9 junio 2017.
3 Mt 28:20
4 1Jn 1:9
5 Jn 14:3
6 Mt 5:1-12

Información en este sitio