de 483
Caso 141

Hace quince años tuve una [novia]... [durante el lapso de] siete años. Después de que terminé con ella, estando ya casado y teniendo mis dos hijos, yo sigo pensando en ella. Sueño [con ella] en las noches, a veces continuamente, y me deja un poco consternado y pensativo al día siguiente, y me [pregunto si] estaré siendo infiel en pensamiento con mi esposa a pesar de que la quiero con todo mi corazón.

Consejo

Estimado amigo:

Es muy importante lo que usted se está preguntado. La respuesta consta de dos partes. Tenemos que separar lo que sucede en su mente cuando está durmiendo de lo que sucede cuando está despierto. Como seres humanos, no tenemos control alguno sobre lo que sucede en nuestros sueños, así que usted no tiene ninguna responsabilidad moral por nada de lo que sueña. Al dormirse cada noche, haga una lista mental de todo lo que le gusta de su esposa. Trate de repetir esa lista todas las noches, añadiendo algo más a la lista. Cuando usted concentra sus pensamientos en su esposa antes de dormirse, es menos probable que sueñe con la otra mujer.

Ahora bien, la situación es muy diferente con relación a los pensamientos que tiene cuando está despierto. Si de veras quiere hacerlo, usted puede controlar esos pensamientos, pero requiere disciplina. Por supuesto, al principio los pensamientos indeseados seguirán invadiendo su cerebro, sobre todo si soñó con la otra mujer la noche anterior. Si usted entonces se siente culpable por el sueño que tuvo y lo recrea mentalmente, la otra mujer seguirá en sus pensamientos. Acepte, más bien, el hecho de que usted no tiene la culpa de lo que sueña y resuelva no recrearlos. No hay razón alguna para preocuparse por lo que ha soñado. Tan pronto como se dé cuenta de que está pensando en el sueño o en la otra mujer, debe reemplazar ese pensamiento con otro que hará que cambie el tema  en su mente. Pueda ser que comience a pensar en su equipo deportivo favorito, o posiblemente en algún problema que está afrontando en el trabajo. O tal vez tenga un pasatiempo o un proyecto que está pendiente, y pueda pensar en los pasos a seguir.

¿Dónde está usted y que está haciendo usted cuando lo invaden esos pensamientos? Cambie sus patrones de conducta y sus costumbres a fin de restarle al tiempo que tiene para pensar en lo que no debe. Mantenga la mente tan ocupada que no le quede tiempo para tener malos pensamientos.

Usted dijo que le preocupa que pudiera estar siéndole infiel a su esposa. Jesucristo sostuvo que lo que pensamos es tan importante como lo que hacemos, así que tiene usted razón al querer cambiar sus actuales patrones de pensamiento con relación a la otra mujer. Al enseñar acerca de este tema, Cristo dijo: «Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio.” Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.»1

Le deseamos lo mejor,

Linda y Carlos Rey
____________________
1 Mt 5:27-28

Información en este sitio