de 460
Caso 252

¡Necesito ayuda urgente! Entablé una demanda de divorcio contra mi esposo... por abuso sexual, infidelidad, vulneración de dignidad, maltrato, trato cruel, mentiras, abandono y otras [causas] más. Vivo con mis tres hijos de quince, diecisiete y diecinueve años en casa de mis padres desde hace un año y medio a causa de los continuos maltratos a los que nos veíamos sometidos, y la verdad es que me siento más tranquila sin él, aunque [cuando] salgo [de la casa, lo hago] con grandes temores.

Está a punto de resolverse mi proceso de divorcio, y mi hijo menor se ha puesto en contra mía, además de desobediente y rebelde. Su papá... les ha hablado de los principios bíblicos en cuanto al matrimonio y de que yo estoy muy mal espiritualmente.... ¿Qué hago? Amo a mis hijos y no deseo herirlos.... ¿Debo someterme a su continuo abuso y maltrato hasta que cause una tragedia? ¿Esto me impedirá ir al cielo?

Consejo

Estimada amiga:

Todo hijo sufre cuando sus padres no se llevan bien. Sufre emocionalmente cuando los padres discuten y pelean de continuo, y sufre si los padres se separan. Los hijos no tienen la madurez emocional para decidir cuál de sus padres tiene la razón, y hacen caso omiso de los «hechos» debido a sus emociones.

Cuando se separaron mis padres, por alguna razón decidí que la víctima era mi papá, y me puse de su parte en contra de mi mamá. Amenacé a mi mamá con irme a vivir con él. Ahora, como adulta, reconozco que mis sentimientos en aquel entonces se basaban en el limitado conocimiento que yo tenía de la realidad.

A un muchacho de quince años le hace falta que su padre sea un héroe. Si su padre no desempeña ese papel, entonces tal vez el muchacho, en el subconsciente, niegue la realidad y se aferre a la fantasía. No es de extrañarse que sea desobediente y rebelde, ya que aun los muchachos que viven en hogares intactos y estables pueden ser desobedientes y rebeldes a esa edad. Pero el hijo suyo se siente atraído por dos polos opuestos y está reaccionando con frustración y enojo.

Aunque Dios aborrece el divorcio,1 su Hijo Jesucristo dijo que la infidelidad es una excepción.2 Entre otras cosas, el cónyuge infiel bien pudiera introducir graves enfermedades en el hogar. Y el cónyuge violento no hace más que empeorar las cosas al acarrear el peligro de daño físico e incluso de muerte. Nadie debe permanecer en un ambiente peligroso.

Está bien que usted quiera evitar hacer algo que le impida ir al cielo. Sin embargo, el apóstol Pablo enseñó que todos hemos pecado y que todo pecado impide que vayamos al cielo.3 Por eso Cristo tuvo que morir en la cruz a fin de pagar por todo nuestro pecado. Debido a lo que hizo por nosotros, podemos pedirle que perdone nuestros pecados y que sea el Señor de nuestra vida. Él está dispuesto a perdonarnos, sea cual sea el pecado que hayamos cometido.4

Pídale a Dios que le ayude a hacer lo debido sin que importe lo que piense su hijo. No hable mal de su esposo, ya que eso hará que su hijo lo defienda aún más. Sea firme y consecuente en su disciplina, y no permita jamás que su hijo haga que se dé por vencida. Y mantenga la calma, sin que la impulse el enojo. Algún día el muchacho será todo un hombre y comprenderá.

Le deseamos lo mejor,

Linda
___________________
1 Mal 2:16
2 Mt 19:8-9
3 Ro 3:23; 6:23
4 1Jn 1:9

Información en este sitio