de 461
Caso 362

Hace tres años descubrí que mi esposo me fue infiel con varias mujeres, y.... le pedí que se fuera de la casa. Él me suplicaba que lo perdonara, que no volvería a hacerlo, pero yo insistí en que se fuera.... No pasó más de un día sin que mis hijos comenzaran a llorar para que su papá regresara a casa, así que lo perdoné y él regresó, y desde entonces vivimos felices. Pero el problema es que la familia de él piensa que yo le hice brujería para que él regresara a mi lado. Yo les reclamé, y no permito que me visiten en mi casa....

Ahora mi esposo me pide que lo acompañe por una semana [a la ciudad donde vive su familia], pero yo le digo que lo haré sólo con la condición de que yo me hospede en un hotel. Eso a él lo pone triste. Yo quiero que él esté feliz con su mamá, que disfrute del tiempo que esté con ella... pero yo no sé con qué palabras explicarle para que me comprenda.

Consejo

Estimada amiga:

Vamos a dar por sentado que usted no ha tenido nada que ver con la brujería en toda su vida y que no hay ninguna razón válida para que sus parientes políticos hagan semejante acusación. Lamentablemente hay algunas personas que al parecer se deleitan en crearles problemas a sus familiares. Con frecuencia le dicen a uno lo que dijo otro, conscientes de que eso lo ofenderá y tal vez resulte en futuras confrontaciones y resentimientos. A propósito interpretan mal los comentarios que oyen y se los cuentan a otros con malicia. Como ellos mismos son hipócritas, dan por sentado que los demás lo son. A veces hasta se confabulan para hacer quedar mal a un familiar o pariente político por celos, inseguridad o alguna cuestión económica.

Tal vez haya en la familia de su esposo quienes sean así, y que por eso usted quiera excluirlos de su vida diaria para reducir la influencia negativa que pudieran ejercer sobre sus hijos y sobre usted misma. Ese deseo es lógico y a veces necesario. Sin embargo, guardarles rencor y negarse a perdonarlos no va a herirlos a ellos sino sólo a usted. Luego de enseñar el Padrenuestro, Jesucristo dijo: «Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.»1 Así que debemos perdonar a los demás para que podamos ser perdonados por todas las maneras en que nosotros mismos hemos quebrantado las leyes divinas y hemos pecado contra Dios. Hay que pedirle perdón a Dios en el nombre de su Hijo Jesucristo para obtener la vida eterna. De modo que si usted se niega a perdonar a la familia de su esposo, Dios no puede perdonarla, y usted no podrá ir al cielo cuando muera.

El hogar que usted ha formado no es solamente suyo. También es el hogar de su esposo. Así que no está bien que usted le niegue el derecho de que la familia de él lo visite en su casa. Sin embargo, cuando vengan, usted puede saludarlos cortésmente y luego despedirse con la excusa de que tiene que ir de compras o a visitar a unas amistades. No es lo ideal, pero si es necesario para protegerse de ellos, entonces es prudente que haga planes de ir a otro lugar mientras ellos están en su casa.

En cuanto al viaje a la casa de su suegra, usted quiere saber cómo explicarle a su esposo por qué insiste en hospedarse en un hotel. Basado en lo sucedido en el pasado, es probable que él comprenda por qué usted necesita alejarse de la familia de él si lo que dicen y hacen la incomoda. Sin embargo, es posible que él se avergüence de tener que explicárselo a su mamá y teme que ella no lo comprenda. Por eso, si él no descubre alguna manera de evitar ofender a su familia, entonces tal vez deba consentir en que usted se quede en casa en lugar de acompañarlo en el viaje.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 6:15

Información en este sitio