de 461
Caso 326

Tengo un hermano mayor. Yo tengo treinta años, y él treinta y cinco. Se separó de su esposa hace dos años porque él es un borracho.... No se preocupa para nada de sus dos hijos y vive hospedándose donde puede....

Hace tres años [pidió un préstamo de dinero] con papeles firmados, y están a punto de que ingrese a la cárcel por ese motivo. Ahora me piden ayuda para que colabore y dé dinero, y yo les digo que sólo ayudaré si lo meten a la cárcel para que aprenda... (un mes o un tiempo corto para que cambie) o si él se viene a vivir conmigo haciéndole firmar papeles por dicho dinero a mi nombre, cosa que si se porta mal, yo mismo lo meto a la cárcel. No sé si pienso mal.... Él siempre dice que ya va a cambiar, y nunca mejora.

Consejo

Estimado amigo:

Nos alegramos de que nos haya contado su caso. Esperamos que reciba esta respuesta antes de que cometa un gran error.

¿Está pensando usted con claridad? ¡No! Su hermano no va a cambiar en absoluto sólo porque le deba el dinero a usted en vez de a quien se lo debe ahora. De hecho, así es menos probable que él le pague, ya que para usted sería emocionalmente difícil hacer que lo encarcelen. Él apelaría a sus sentimientos de hermandad, y trataría de conseguir que otros miembros de la familia lo hagan sentir a usted como el malo de la familia.

¿Le parece una solución el llevarlo a vivir con usted? Una vez más, ¡no! Un alcohólico no va a cambiar sólo porque alguien decida controlarlo o apartarlo de la bebida. Su hermano no va a cambiar sólo porque usted le ofrezca ayuda. Seguirá haciendo promesas, pero nunca las cumplirá. Él perturbará toda su vida, y hay muy pocas posibilidades de que se enmiende a causa del sacrificio que usted haga por él.

Es obvio que las decisiones que usted ha tomado para su vida han sido prudentes. Por eso cuenta con el dinero con el que está considerando ayudar a su hermano a pesar de ser cinco años menor que él. Creemos que la mejor manera de ayudarlo es apoyando a los hijos de él. Ellos necesitan un modelo a seguir que sea fuerte y positivo. Y es probable que necesiten ayuda económica para el estudio, la ropa y sus actividades diarias. Dígale a su hermano que la ayuda que le va a dar consiste en proveer para parte del sustento de los hijos. Cuando él le pida dinero o que lo saque de la cárcel, respóndale mencionándole las necesidades que tienen ellos y la manera en que usted los está apoyando.

Su hermano no va a cambiar sin la ayuda de Dios y de un grupo de apoyo para alcohólicos. Pero es necesario que él desee hacerlo; si él no quiere cambiar, no va a convencerlo para que busque esa ayuda.

Usted necesita mucha sabiduría para hacerle frente a estos asuntos difíciles. Pídale a Dios que forme parte de su vida y que le ayude a tomar buenas decisiones. Él le dará paz a pesar de los tiempos difíciles.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio