de 463
Caso 230

Soy un muchacho de veintiocho años con deseos y sueños de tener una familia y una esposa a quien amar y respetar de la manera en que Dios nos enseña que un esposo debe amar a su esposa. Tengo una novia preciosa que conocí [hace] un poco más de un año....

Cuando era niño, mi mamá me maltrataba mucho. Me crié sin mi papá, puesto que él nos dejó cuando tenía tres años.... He estado trabajando duro en [ese aspecto], tratando de olvidar por completo los malos momentos que viví cuando era niño... pero se me hace muy difícil a veces controlar y manejar lo que pienso y siento. Siento impulsos agresivos que me hacen sentir que puedo hacerles daño a las personas sin ninguna razón específica, y me hace sentir triste eso puesto que jamás quisiera agredir o maltratar a nadie.... Necesito su ayuda para lograr eliminar por completo estos sentimientos y pensamientos que tanto me hacen sentir mal.

Consejo

Estimado amigo:

Lamentamos mucho que haya vivido una niñez tan difícil. A pesar de todo lo que sufrió, al parecer usted ha llegado a ser un hombre honorable con sueños de llevar una vida diferente y de formar un hogar estable para su futura familia. ¡Lo felicitamos por sobreponerse a su pasado y tener ilusiones para el futuro!

Lamentablemente nadie puede ayudarle a olvidar el pasado. Algunas memorias nunca desaparecen, y cuanto más se trata de borrarlas, más quedan grabadas en la mente. En vez de olvidar, usted debe cambiar el modo de recordar aquellos sucesos.

Cuando piense en las cosas que le sucedieron, en lugar de concentrarse en el horror, trate de enfocarse en cómo esas situaciones traumáticas han contribuido a lo que usted ha llegado a ser. Trate de agregarle una cualidad positiva a cada memoria negativa y tenga presente la manera positiva en que lo formó la adversidad. Es probable que usted sea independiente, decidido, autosuficiente y motivado precisamente porque quiere, para su futura familia, una vida diferente de la que tuvo usted. Quiere que sus futuros hijos tengan un hogar seguro y feliz como el que usted nunca disfrutó. Tal vez usted no habría llegado a superarse si no hubiera sido por todas las dificultades que afrontó.

Su enojo bien pudiera disminuir a medida que comience a pensar de un modo diferente acerca de su pasado. Sin embargo, también debe buscar formas positivas de desahogar ese enojo en lugar de sólo desear que desaparezca. Una buena manera es anotar las cosas que sucedieron y cómo hicieron que se sintiera cuando era niño. Escriba descripciones completas de cómo esas memorias hacen que se sienta hoy día. No deje de escribir hasta que sienta cierto alivio, y vuelva a hacerlo la próxima vez que sienta aflorar ese enojo.

Luego anote enseñanzas de la Palabra de Dios que pueden ayudarlo cuando surgen esos sentimientos negativos. Una de esas enseñanzas, escrita por el apóstol Santiago, es: «Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse; pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere.»1 Memorice ese pasaje y otros, y recítelos varias veces cada día. Pídale a Dios que lo ayude a desahogar ese enojo de formas positivas para que no sienta el impulso de manifestar un enojo destructivo.

Adopte la costumbre de alejarse de cualquier situación en la que sienta un enojo destructivo. Pero asegúrese de que su novia sepa que debe dejarlo que se aleje y no seguirlo. Si usted se aparta de las personas cuando siente ese enojo, jamás agredirá o maltratará a nadie.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Stg 1:19b-20

Información en este sitio