de 460
Caso 376

Mi esposo me abandonó cuando estaba embarazada, con todas las deudas de la casa.... Mi bebé nació y... cuando la traje a casa, voluntariamente su papá le giraba dinero para cubrir algunos de sus gastos. Pero hace seis meses... dejó de visitarla y también dejó de responder económicamente por ella.

He tratado de conciliar con él una cuota y de que vea a la bebé, pero... se niega rotundamente. He optado por obtener ayuda legal, pero la opción que me ofrece el abogado es hacerle un embargo para que le descuenten mensualmente un porcentaje de su sueldo. El hecho es que conozco las repercusiones a nivel crediticio de estas cosas, y mi corazón me hace dudar si de verdad quiero hacerle ese «daño».... Pero con mi salario no cubro todas las necesidades de mi hija.

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que su corazón le hace dudar si quiere hacerle «daño» a su esposo al pedir la ayuda económica que necesita su hija. Usted emplea la palabra «corazón» así como la mayoría de nosotros nos referimos comúnmente a nuestras emociones, que en realidad proceden del cerebro y no del corazón. El cerebro de cada uno es responsable de las emociones y de la lógica, como también de la inteligencia y del conocimiento.

Algunas personas tienden a tomar decisiones basadas únicamente en la lógica, y otras toman decisiones basadas solamente en las emociones, mientras que la mayoría se vale de ambas partes. Los sabios piensan lógicamente y controlan sus reacciones emocionales, buscando un término medio que es tanto lógico como emocionalmente aceptable. Pero los que toman decisiones basadas en las emociones y haciendo caso omiso de la lógica casi siempre se arrepienten de esas decisiones. Tarde o temprano afrontan las consecuencias negativas que pudieron haberse evitado.

Por conducto de la lógica usted comprende que su hija tiene necesidades económicas y que el salario suyo no alcanza. De ahí que se diga popularmente que los números no mienten. Sin embargo, en lo emocional usted siente tristeza por su esposo porque comprende las dificultades que él pudiera afrontar como resultado de un embargo de su sueldo. El dilema es si debe dejar que su reacción emocional impida que tome la mejor decisión lógica. La respuesta es: no. Nunca debe permitirse que las emociones pasen por alto la lógica.

La felicitamos por la compasión que siente por su esposo a pesar del daño que él les ha causado a usted y a su hija. Usted está siguiendo el ejemplo de Dios y la enseñanza de la Biblia que dice: «Sean compasivos, así como su Padre es compasivo.»1 Pero no cometa el error de pensar que estará desobedeciendo la enseñanza bíblica de tener compasión y misericordia sólo porque tiene que dar el paso legal práctico de proveer para las necesidades de su hija.

Lea el Caso 182 en nuestro sitio www.conciencia.net para que considere más recomendaciones para su situación.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Lc 6:36

Información en este sitio