de 463
Caso 411

Mi esposo y yo tenemos treinta y ocho años de edad. Hace poco me enteré de que, siete años atrás, él tocó de manera indebida a mi hermana, que entonces tenía doce años. Mi hermana me dice que esto pasó una sola vez. No sé qué hacer.

Consejo

Estimada amiga:

Cualquier persona en su situación se sentiría confundida. La mayoría de las esposas quieren creer que el esposo no haría tal cosa, y sin embargo al mismo tiempo la mayoría de las mujeres quieren creer lo que les dicen las hermanas de ellas. ¿Cómo puede uno saber a quién creerle y luego cómo proceder al respecto?

Usted no nos da ningún detalle acerca de su esposo. ¿Tiene alguna razón para desconfiar de él en otras cosas? ¿Le ha mentido él? ¿Acaso ve pornografía o pasa mucho tiempo en secreto frente a la computadora? ¿Mantiene él en secreto su actividad en las redes sociales? ¿Se ausenta del hogar por inexplicables lapsos de tiempo? Esas serían señales de advertencia de que su esposo pudiera tener una tendencia a la desviación sexual. Ahora bien, si no hay ninguna otra señal de advertencia en absoluto y su esposo nunca ha tratado de ocultarle nada ni le ha mentido, entonces es muy importante que usted solicite más información de parte de su hermana antes de proceder.

Hace unos meses mi sobrina de diez años de edad me dijo que lo que un hombre había hecho era indebido. Yo sabía que ella creía lo que me estaba diciendo, pero yo había estado en el mismo lugar en que sucedió lo presuntamente indebido y también sabía que no pudo haber ocurrido de la manera en que ella lo había percibido. Así que comencé a hacerle preguntas acerca de cómo era precisamente lo que había sucedido. Cuando terminó de explicarme todo lo ocurrido, comprendí que el comportamiento de aquel hombre era del todo inocente y que ella lo había calificado de «indebido» sólo porque sentía que él no tenía ningún derecho de decirle qué hacer. La queja de ella no tenía que ver con nada de índole sexual, pero ella la había hecho inocentemente de tal manera que parecía que sí lo fuera.

Pídale a su hermana que le dé más detalles al respecto: ¿cuándo, dónde, quién, qué sucedió después, y qué se dijo? Claro que es común que las víctimas sientan vergüenza y no le digan nada a nadie acerca del abuso que han sufrido, pero es importante que usted sepa si su esposo amenazó a su hermana o le dijo a ella que no se lo contara a nadie. Si él hizo eso, quiere decir que él sabía que era culpable y que no la había tocado sin querer. Pero si no le dijo nada a ella, y si ella no puede recordar algunos de los detalles, entonces es posible que haya interpretado mal lo que sucedió.

Al parecer, usted ya le cree a su hermana y tiene dudas acerca de su esposo, y eso me hace pensar que su esposo le ha dado otras señales de advertencia. De ser así, debe confrontarlo con relación a todo. Lo que usted haga después dependerá de la manera en que él responda. Si usted cree que él le está ocultando algo, acuda a un consejero profesional de inmediato y asegúrese de no dejar a su esposo a solas con sus hijos, sus hijas, sus sobrinos o sus sobrinas. En cambio, si no hay ninguna otra señal de advertencia y si usted tiene absoluta confianza en su esposo, entonces tenga una reunión con su hermana y su esposo para que juntos traten de descifrar lo que de veras sucedió. Lo mejor sería que fuera en la oficina de un consejero profesional, siempre que sea posible.

Es bueno que su hermana sepa que usted le cree. Sin embargo, si hay posibilidad alguna de que ella interpretó mal lo que sucedió, entonces su esposo pudiera ser inocente. Usted necesita la ayuda de Dios para tomar decisiones importantes. Pídale en oración que le dé su sabiduría divina para los días venideros. Cuente con Él para las fuerzas que le harán falta para todo lo que le espera.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio