de 483
Caso 346

He iniciado una relación por Internet con una chica de otro país. Fue ella quien me enamoró diciendo que era la persona ideal. Yo le decía que eso era imposible porque no nos conocemos, pero al final la acepté. Nunca nos hemos visto por video.... La cuestión es que podemos pasar días sin hablarnos. Ella no me busca, pero cuando está en línea empieza a decir que me ama y que me extraña. Sin embargo, yo no siento lo mismo.

Consejo

Estimado amigo:

¿Sabía usted que su novia tal vez ni sea una mujer? Bien pudiera ser una anciana, o hasta un anciano. Cuando uno ingresa a sitios por Internet, no hay modo de saber con quién está hablando. Hay depredadores y pedófilos que dedican horas todos los días haciéndose pasar por otras personas.

Sin embargo, supongamos que esa mujer es quien dice ser y que se ha expresado con sinceridad. Estamos de acuerdo en que es imposible conocer a una persona sin haber jamás tenido un encuentro personal con ella. El chateo en línea, las cartas amorosas y los mensajes por correo electrónico son magníficos medios de comunicación, pero se prestan a la falta de honradez. Además, hay quienes se valen del anonimato por Internet para ocultar información importante acerca de sí mismos, como su estado civil, su edad, su profesión o hasta su enfermedad mental.

Usted da la impresión de ser honrado y de estar preocupado por los sentimientos de la presunta mujer. Pero no la ama del mismo modo en que ella dice que lo ama a usted. Ella lo presiona a que le corresponda ese amor, pero luego deja que pasen días sin hablarle. Usted no tiene manera de saber siquiera con cuántos otros hombres está ella en contacto durante determinado lapso de tiempo. Y tampoco puede saber cuáles son sus verdaderas motivaciones.

La decisión más amable que pudiera usted tomar es decirle que no quiere herirla, así que va a dejar de comunicarse con ella. Explíquele que reconoce que lo que ella siente por usted es mucho más serio que los sentimientos suyos hacia ella.

Si hubiera más hombres honrados y comunicativos respecto a lo que sienten, habría menos mujeres que perderían el tiempo en relaciones unilaterales que no tienen futuro alguno. Ninguna persona, sea hombre o mujer, debe mantener una relación romántica a causa de la presión o de las expectativas de la otra persona. Es mucho más considerado ser honrado y suspender toda comunicación.

El sabio Salomón dijo: «Tal vez sea agradable ganarse el pan con engaños, pero uno acaba con la boca llena de arena.»1 Si usted mantiene su relación romántica con esa mujer, sin darle a conocer lo que de veras siente por ella, entonces esa falta de honradez será igual que el engaño al que se refería Salomón. El engaño bien pudiera parecerle lo acertado por ahora, pero a la larga ese pan engañoso tendrá el sabor de la arena.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Pr 20:17

Información en este sitio