de 480
Caso 22

Me proponen invertir mínimo mil dólares para ganar el diez por ciento mensual sin hacer nada. Debo depositar de mi país a una cuenta en Suiza, y ellos invierten el dinero en divisas, y luego cada mes dicen que nos depositan en una cuenta a nuestro país los intereses.

No sé si eso es bueno para mí a los ojos de Dios...

Consejo

Estimada amiga:

Nos alegra que usted nos haya planteado su inquietud. Muchas personas han perdido grandes cantidades de dinero por no haberle pedido consejo a nadie.

En primer lugar, usted dice que no está segura si este convenio es bueno para usted a los ojos de Dios. No dice que haya nada fraudulento o ilícito en este negocio, pero sus dudas al respecto nos hacen pensar que ha de haber algo que usted presiente que anda mal.

Cuando su conciencia le advierte acerca de algo, más vale que se detenga y le haga caso. Muchas personas hacen caso omiso de esa voz de su conciencia y después se arrepienten de no haberle prestado atención. Si ese convenio tiene algo de secreto, entonces es probable que sea algo ilícito. Y si es ilícito, no puede ser bueno para usted ni para nadie más a los ojos de Dios.

Por otra parte, es posible que este convenio sea del todo lícito, y que no le vaya a presentar a usted ningún problema cuando haga su declaración de ingresos a su gobierno y pague los impuestos correspondientes. Pero aun cuando no haya ninguna ley que lo prohíba explícitamente, tampoco es necesariamente aconsejable. En todos los países hay personas a quienes les encantaría quedarse con su dinero. Y le dirán cualquier cosa para convencerla de que lo deposite en determinada cuenta.

Una ganancia del diez por ciento mensual en la inversión de su dinero sería algo desproporcionado y sospechoso. Nosotros no somos asesores financieros, pero le advertimos que tenga muchísimo cuidado cada vez que le hagan una oferta increíble como esa. Debe usted buscar el consejo de un asesor financiero que tenga experiencia en inversiones; pero no se limite a uno solo. Asesórese siempre de varios expertos, hasta encontrar a uno que, luego de algunos años, haya demostrado que es digno de toda su confianza.

Pida a sus amigos que le recomienden asesores financieros con los que hayan tenido una buena experiencia. Hable con varios asesores antes de tomar una decisión. Si todos ellos están de acuerdo en cuanto a determinada inversión, entonces es probable que no implique grandes riesgos. En cambio, si todos la animan a que invierta su dinero de diferentes maneras, ¡no confíe en ninguno de ellos!

Las inversiones prudentes no tienen nada de malo. Jesucristo contó la historia de tres hombres que recibieron dinero para que lo invirtieran. Dos de ellos lo invirtieron con prudencia y un tercero decidió no invertirlo. Una de las moralejas de esa historia es que es bueno y prudente invertir nuestros recursos cuando no es arriesgado ni es ilícito. 1

¡Así que hágale caso a su conciencia y consulte a asesores prudentes!

Le deseamos lo mejor,

Carlos Rey y su esposa Linda
____________________
1 Mt 25:14‑30

Información en este sitio