de 551
Caso 522

Tengo un hijo de quince años que se fue a vivir con mis padres porque no se lleva bien con mi actual pareja, con quien tengo una niña de tres años. Él no quiere a mi hijo ni a mis padres. Habla de ellos de una manera muy fea. Decidí dejarlo, pero él me ha pedido que regrese.

No sé qué hacer, porque mi hijo ya está muy feliz de tenerme con él dándole mis cuidados, pero extraño mi casa donde dejé mis cosas. ¿Qué puedo hacer?

Consejo

Estimada amiga:

Nos revela mucho al decir que extraña su casa y sus cosas, pero no que extrañe al hombre que es el padre de su hija. Él no parece ser alguien a quien usted ama lo suficiente como para casarse con él, y eso hace que sea más fácil resolver su dilema.

Nosotros creemos que el diseño de Dios es el matrimonio, así que aun si usted amara a ese hombre, le aconsejaríamos que se casaran antes de volver a vivir con él.

Al principio quizás usted haya decidido vivir con él porque es el padre de su hija. O tal vez haya pensado que no contaba con los recursos necesarios para tener una boda, así que viviría con él hasta que tuviera más dinero. De cualquier manera, cometió un gran error al tener relaciones sexuales con un hombre con el que no estaba casada. En definitiva, cuando usted hizo eso no estaba pensando en lo que más le convenía a su hijo.

No obstante, Dios la perdonará si se lo pide. Él quiere ayudarle a tomar mejores decisiones. Su hijo ya la ha perdonado y está muy feliz de tenerla de nuevo a su lado. ¿De veras está considerando usted darle la espalda una vez más? De hacerlo así, le quebrantará el corazón.

Consiga ayuda de amigos para trasladar a donde vive ahora las cosas que usted dejó en la casa. Haga un horario de visitas para que su hija pueda pasar tiempo con el papá. Y determine no volver a tener relaciones sexuales antes de casarse.

Nosotros creemos que a sus hijos les irá mejor y serán más felices si usted espera hasta que cumplan los dieciocho años antes de volver a considerar el tener relaciones románticas. Como ya ha descubierto, a los hijos les es muy difícil ajustarse a una nueva persona que desempeña el papel de padre o madre.

Sin embargo, si usted decide que le es imposible esperar tanto tiempo, es muy importante que no les presente a sus hijos a los hombres con los que salga. Ningún hijo está emocionalmente preparado para afrontar el siclo de «ensayo y error» que normalmente se repite durante tales cortejos.

Usted tiene dos hijos preciosos a los que debe darles prioridad. Y tiene a un Padre celestial amoroso en quien puede confiar. Ya es hora de que se muestre agradecida por lo que tiene y que se contente con la persona que usted ha llegado a ser.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio