de 468
Caso 401

Conocí por Internet a un hombre tres años mayor que yo. Todo el tiempo que estuvimos hablando por Internet me demostraba que me amaba y que era un hombre sensato. Esto hizo que yo lo dejara todo y me fuera a buscarlo. Llegué a vivir a su casa y me di cuenta de que no era nada de lo que me había hecho creer. Es un hombre adicto a la pornografía y a las relaciones sexuales virtuales y reales. Es casado y aún no se separa de su esposa, aunque viven en ciudades diferentes.

He hecho muchas cosas para terminar, pero no puedo. Él dice que me ama, pero no deja de mantener relaciones con varias mujeres.

Consejo

Estimada amiga:

La situación en que se encuentra es una seria advertencia de por qué uno no puede fiarse de nadie a quien llega a conocer por Internet. Ese hombre la engañó y la convenció de que dejara atrás a sus amigos y a su familia a fin de vivir con él y ser su esclava.

Sin embargo, como él tal vez no la haya encerrado en la casa, al parecer usted no se da cuenta de que es su esclava. Pero usted sí dice que quiere ponerle fin a la relación, y sin embargo que no puede hacerlo. ¿Por qué no puede? ¿Será porque él sigue diciéndole mentiras o prometiéndole que va a cambiar? ¿O será porque le ha lavado el cerebro convenciéndola de que usted lo ama y tiene un futuro con él?

Cuando ese hombre dice que la ama, ¿qué quiere decir con eso? Es obvio que no quiere decir que desea casarse con usted, ni siquiera mantener una relación exclusiva con usted. Ni quiere decir que él esté dispuesto a sacrificar nada en absoluto para que usted sea feliz, ni que él la valore o la considere el más valioso tesoro. Sólo quiere decir que él conoce las palabras mágicas que logran que usted permanezca con él.

Para seguir viviendo con ese hombre, usted ha tenido que hacer caso omiso de la parte racional de su cerebro. Esa parte no deja de gritarle: «¡Aléjate! ¡Peligro! ¡Huye!» Y sin embargo usted se ha quedado.

Usted también ha hecho caso omiso de su conciencia, que no deja de decirle: «¡Esto está mal! ¡No hagas lo que él quiere!» Pero usted sigue haciendo lo que él quiere de todos modos.

En definitiva, usted ha hecho caso omiso de la verdad. A cualquiera que sepa de su caso le será evidente que él a usted no le conviene y que usted está poniendo en peligro su salud al seguir teniendo relaciones sexuales con él. Pero parece que usted no es capaz de reconocer la verdad.

Hay Alguien que de veras la ama y quiere lo mejor para usted. Él nunca le mentirá ni la engañará. Se trata de su Padre celestial. Él la amó tanto que se dispuso a sacrificar a su único Hijo a fin de que usted pudiera recibir el perdón de todo pecado. La valora tanto que la perdonará y la ayudará. Basta con que se lo pida en oración.

Pídale a Dios que la guíe para encontrar a alguien que le ayude a trazar un plan para el futuro. Esa persona bien pudiera ser un miembro de su familia o de alguna iglesia fundamentada en la Biblia. Dígale a esa persona toda la verdad acerca de sus circunstancias con el fin de que la ayude a realizar su plan. Con la ayuda de Dios y de esa persona, usted debe poder alejarse del hombre con quien está viviendo.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio