de 477
Caso 364

Durante cuatro años de separada del padre de mis hijas, él no ha cumplido con la cuota de alimento para las niñas.... Por esa razón, junto con mis padres, tomé la decisión de no dejárselas ver. Pero no sé si estoy haciendo lo correcto. Hay momentos en que él me ruega que se las deje ver, y me promete que va a cumplir con la cuota; pero cuando se las dejo ver, él no cumple.

¿Qué debo hacer? ¿Está bien que le prohíba ver a las niñas? Ya lo he demandado, pero él no tiene nada para respaldar lo que ha dejado de dar, y en mi país las demandas son demoradas (de uno a dos años). Él no entiende que es una responsabilidad; sólo me pregunta que cuánto debe pagar por verlas.

Consejo

Estimada amiga:

¡Cuánta pena sentimos por sus niñas! Ellas no tienen la culpa de que ustedes se hayan separado. Ni tienen la culpa de que el padre sea un irresponsable en cuanto al sustento económico. Sin embargo, esas niñas son las que están sufriendo el castigo por las faltas y los errores de los adultos.

Las niñas necesitan el amor y la atención del padre, al igual que lo necesitan los niños varones. Se han realizado muchos estudios con el fin de determinar de qué manera la falta de un padre afecta a las niñas. Hay excepciones, pero las niñas que no cuentan con la presencia del padre tienen una mayor probabilidad de sufrir diversas consecuencias negativas, incluso el correr más riesgo de tener relaciones sexuales durante su adolescencia. En este breve mensaje nos falta el espacio para citar todos esos estudios y sus resultados, pero le recomendamos que le dé prioridad a leer y a aprender cómo es que a sus niñas bien pudiera afectarlas la decisión que usted ha tomado de no dejar que el padre las vea.

Comprendemos, por supuesto, la presión económica que sienten usted y sus padres por tener que mantener a las niñas con muy poca ayuda de parte del padre de ellas. Y estamos completamente de acuerdo en que él tiene la responsabilidad de pagar las cuotas de alimento para las niñas, y que es un irresponsable y carece de integridad moral. El enojo y la frustración que usted siente por culpa de él se justifican. Pero ¿es justo que quienes sufran sean sus niñas? La estabilidad y la salud emocional de ellas corren peligro debido a la decisión que usted ha tomado.

Usted hizo lo correcto al demandarlo. A los padres irresponsables se les tiene que obligar a hacer lo que debieran más bien hacer por amor.

A usted le hace falta mucha sabiduría para afrontar esta situación. Gracias a Dios, Él quiere darle la sabiduría que necesita. El apóstol Santiago escribió: «Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie.»1 Pídale a Dios en oración que la ayude y le dé sabiduría para tomar las decisiones que más convengan a sus niñas. Cuéntele a Dios sus problemas, y pídale que la guíe cada día.

Le deseamos lo mejor,

Linda
___________________
1 Stg 1:5

Información en este sitio