de 499
Caso 456

Llevaba una relación de cuatro años con mi novia cuando conocí a otra mujer y le fui infiel. Le confesé a mi novia la infidelidad. Yo la amo, y por tal motivo la busqué para que me perdonara y volviéramos. Pero al poco tiempo la mujer con la que le fui infiel me dijo que estaba embarazada. Yo no podía dejarla a la deriva porque estaba esperando mi primer hijo. Entonces nos fuimos a vivir juntos, pero yo no dejaba de ver a mi novia... porque la amo.

Después de que mi primer hijo tenía un año, quedó embarazada mi novia. Fue mi mayor alegría, pero no sabía qué hacer porque estaba viviendo con la otra chica.... Cuando mi novia tenía ocho meses de embarazo, la chica que vivía conmigo volvió a quedar embarazada. Ella lo ocultaba, y se fue de mi casa porque la convivencia era difícil. Mi novia se enteró de que tuve otro bebé... y me perdonó, pero la otra chica sigue buscándome. Aunque me alejé de ella, no me deja tener una relación estable con mi novia. Ahora se está alejando mi novia, y no quiero eso porque la amo. ¿Qué puedo hacer?

Consejo

Estimado amigo:

Si bien en definitiva usted necesita un buen consejo, ya es demasiado tarde para un desenlace feliz. Ha tomado tantas malas decisiones que no puede esperar jamás disfrutar de una vida familiar libre de estrés.

No nos cuenta casi nada acerca de la felicidad de esos tres niñitos de quienes usted es el padre. ¿Tienen suficiente para comer, ropa para vestir y una buena educación por delante? ¿Sienten cada día el amor de usted como padre, un amor que puede hacer que se sientan seguros y confiados? No son demasiado pequeños como para sentir ese amor paternal.

No podemos aconsejarle cómo puede conseguir que su novia se quede con usted. ¿Por qué habría de querer eso ella? Usted le ha sido infiel muchas veces. ¿Por qué habría ella de confiar en usted?

Y con razón que la otra mujer sigue buscándolo. Ella tiene que cuidar y sustentar a dos hijos suyos. ¿Está usted aportando tanto al sustento económico como al cuidado emocional de ellos?

Usted se ha conducido de una manera impulsiva, sin importarle las consecuencias de su conducta. Así que no hay nada que pueda hacer para librarse de esas consecuencias que ahora afronta. Más bien, es hora de que se amarre los pantalones y le dedique tiempo y energía a ser padre. Si está convencido de que puede serle fiel a su novia de por vida, entonces cásese con ella. Pero asegúrese de que ella esté de acuerdo en que usted se encargará tanto del cuidado emocional como del sustento económico de sus otros dos hijos, al igual que ha de cuidar del hijo de ella.

Le esperan días difíciles. Pero su Padre celestial lo ama a pesar de su conducta, y está dispuesto a perdonarlo de sus pecados si se lo pide. Él puede darle paz y gozo cada día, pero no lo librará de las consecuencias.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio