de 468
Caso 422

Tengo celos de la relación que mi esposo tiene con una de sus hermanas. Ella trata mejor y le da más atención a mi esposo que a su propio marido. Mi esposo depende de ella para que lo ayude en casi todo. Él toma algunas decisiones con ella antes que consultarlo conmigo.... Él dice el nombre de ella al día más veces de las que podría contar.... Siento que estoy en competencia por la atención de mi esposo.... Él le cuenta todo a ella.

¡Estoy desesperada! Lo he hablado con él, y el problema se arregló por un tiempo; pero ahora es peor porque ella trabaja para él. ¿Qué puedo hacer?

Consejo

Estimada amiga:

Si nos hubiera preguntado: «¿Cómo puedo limitar la relación que mi esposo tiene con su hermana?», nos habría tocado contestarle: «No puede.» Sin embargo, usted nos ha hecho la pregunta acertada: «¿Qué puedo hacer?» Y afortunadamente, tenemos algunas sugerencias.

No tiene nada de malo una relación estrecha entre hermano y hermana, ni siquiera si cada cual tiene su propio cónyuge. Sin embargo, ya que la relación que ellos tienen la molesta tanto, es muy lamentable que no se haya dado cuenta de eso antes de casarse. Ahora es algo que tendrá que aceptar y a lo que tendrá que acostumbrarse.

Al decir que él menciona el nombre de ella al día más veces de las que podría contar, usted revela su estado de ánimo. Es obvio que usted está exagerando con eso, así como es probable que lo esté haciendo al decir otras cosas. No está siendo justa al evaluar la relación que ellos tienen. El decir que está desesperada también revela su estado mental. El que se sienta tan desesperada a causa de esto revela que usted tiene un gran complejo de inseguridad.

Su inseguridad la ha llevado a exagerar y a reaccionar desproporcionadamente. Eso, a su vez, hace que usted sea más irracional y por lo tanto que su esposo acuda cada vez más a la hermana. Todo lo que usted dice acerca de ella en realidad está surtiendo el efecto contrario de alejarlo en vez de acercarlo. No hable más con él de ese tema, y no deje que él se dé cuenta de que usted se siente molesta. Finja que todo está bien, y pórtese como si nada estuviera molestándola.

Le recomendamos que busque ayuda profesional para afrontar su inseguridad. Le sería muy provechoso hablar acerca de sus sentimientos con un consejero o terapeuta. También creemos que, en lugar de encarar a su esposo, debe pedirle a Dios que la ayude a sobreponerse a los celos que siente. Dios la ama y quiere darle sabiduría y fortaleza, pero usted necesita buscarlo a Él primero. Él quiere perdonarla por esos celos y por todos los demás pecados que ha cometido, pero usted tiene que pedírselo en oración en el nombre de su Hijo Jesucristo. No tiene que seguir sintiéndose desesperada.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio