de 463
Caso 396

Tengo veintiséis años, y conocí a una chica que vive en otra ciudad. Comenzamos a salir, y quedó embarazada. Ella ahora me exige que me vaya a vivir con ella... amenazándome de que si no lo hago, no voy a verla nunca más. Yo presumo que ella no me ama en realidad, y su desesperación por vivir junto a mí tiene más que ver con conflictos familiares y porque se siente sola.

Yo justo me encuentro en el último año de la universidad, y no quisiera irme con ella hasta no terminar mis estudios, pero ella no está dispuesta a esperar. Quiere que yo abandone todo para irme con ella. ¡Me siento muy angustiado!

Consejo

Estimado amigo:

Tres de las cosas que usted nos cuenta pueden interpretarse como razones por las que no debe hacer lo que le pide su novia: ella no lo ama (y usted no dice que la ama a ella); ella quisiera escapar de conflictos familiares; y usted está por terminar sus estudios universitarios. Nosotros creemos que esas son razones válidas para que se niegue a acceder a las demandas de ella.

Sin embargo, es evidente que usted siente cierta obligación porque ella está embarazada. Sin duda quisiera no haber tenido relaciones sexuales con ella, pero es demasiado tarde. La decisión que tomó de tener tales relaciones antes de casarse lo comprometieron de este modo, y ahora se siente forzado a hacer lo correcto.

¿Es lo correcto ir a vivir con ella porque está embarazada? ¡De ninguna manera! Si usted la ama lo suficiente como para vivir con ella toda su vida, entonces propóngale matrimonio, pero no se case ni viva con ella sino hasta después de graduarse. Sin embargo, si no la ama tanto, y en definitiva si ella no lo ama a usted, entonces lo correcto es que no se casen.

El vivir juntos antes o en lugar de casarse es muy común, y al parecer es lo que ella quiere. Sin embargo, ese es un gran riesgo. ¿Cómo sabe uno cuánto tiempo va a querer quedarse la otra persona? ¿Y qué si uno cambia radicalmente toda su vida para ajustarse a la relación, y luego la otra persona decide que no quiere mantenerla? Los que viven juntos lo hacen por conveniencia y no por cumplir promesas ni compromisos.

Dios diseñó el acto sexual de modo que fuera la unión de un hombre y una mujer en un compromiso amoroso de por vida. Sin embargo, muchos al parecer creen que el acto sexual en realidad no significa nada, sino que es sólo para entretenimiento y diversión. Esa actitud resulta en la concepción de niños no deseados que con frecuencia crecen sin que el padre forme parte de su vida. Así como lo ha vivido usted en carne propia, hay consecuencias duraderas cuando uno opta por hacer caso omiso del plan de Dios.

Lo correcto para usted es proveer para el sustento económico de su hijo o hija. Usted debe ahora considerar a esa criatura como su prioridad absoluta. Debe comprar pañales en vez de zapatos nuevos para usted, y ropa para bebé antes que ropa nueva para usted. Además, tome medidas legales para que se le concedan visitas regulares con su hijo o hija y determine que va a darle prioridad por encima de todas las demás relaciones en su vida.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio