de 527
Caso de la Semana

Tengo una enfermedad de transmisión sexual que... no tiene cura. Para mí es muy difícil pensar en un matrimonio futuro... pues no quiero que nadie más salga lastimado por mi culpa, y también pienso que sería muy duro comentarle esta situación a una futura pareja. ¿Cómo puedo manejar esta situación? ¿En qué puedo pensar para reconfortarme?

Consejo

Estimado amigo:

Sentimos mucho que tenga esta enfermedad y comprendemos su preocupación. Hace bien al no querer contagiar a nadie más. Lamentablemente hay algunos que son muy irresponsables y descuidados y no les importa contagiar con su infección a los demás. Otras personas se niegan a someterse a un examen aun cuando saben que corren mucho riesgo y no dejan de practicar comportamientos de alto riesgo. De modo que lo felicitamos por darle prioridad al bienestar de los demás.

Nosotros no somos médicos, así que le aconsejamos que busque consejería de parte de su médico. Sin embargo, sí comprendemos que algunas personas que tienen una enfermedad de transmisión sexual no la contrajeron a raíz de un comportamiento de riesgo sexual. En el caso suyo, no sabemos cómo llegó a contraer su infección, pero si le fue transmitida sexualmente, estamos seguros de que ahora usted comprende algunos de los riesgos del acto sexual fuera de una relación matrimonial comprometida y fiel.

Creemos que le conviene buscar un grupo de apoyo para personas que tienen la misma infección o una parecida. Si no existe tal grupo en su región, entonces busque algún grupo donde con frecuencia pueda ayudar a otros. Hay muchos grupos dedicados a servir al prójimo, entre ellos los que edifican viviendas para los desamparados y los que preparan comida para los hambrientos. No hay nada que pueda hacerlo sentirse mejor como saber que está ayudando a otros. Invierta sus energías en eso, y tendrá poco tiempo para preocuparse por su futuro.

Si llega a conocer a alguna mujer que pudiera ser su futura esposa, cultive esa relación con actividades juntos y con una verdadera amistad. Si progresa, entonces dígale que usted tiene una enfermedad, pero que es algo privado y que no puede contarle los pormenores. Si se enamoran y desean casarse, entonces llévela a una consulta con su médico. El médico podrá explicar la infección que tiene y cualquier tratamiento al que usted deba someterse. El médico también podrá decirle a ella cómo protegerse después de casarse. Muchos matrimonios viven con la enfermedad y logran que su pareja no contraiga la infección.

¿Sabía usted que Dios lo ama y desea ayudarlo y fortalecerlo para que pueda llevar una vida plena y feliz? Si no le ha pedido a Él que perdone todos sus pecados en el nombre de su Hijo Jesucristo, entonces este es el momento perfecto para hacerlo. A medida que cultive una relación personal con Él mediante la lectura de la Biblia y la oración, Él podrá ayudarlo a tomar decisiones sabias para su futuro.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio