12 jun 2018

«Culpable de la pérdida de su vida»

por Carlos Rey

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que, a pesar de que nunca se lo había contado a nadie, nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«Desde la niñez, mi hermana y yo lo compartimos todo. Ella era un poco mayor que yo, y fue como mi madre. Sin embargo, como un inconsciente desleal, yo gasté mal el dinero de sus prestaciones laborales en un predio perdido.... Luego, cuando necesitó recuperarse de una enfermedad, le negué la ayuda. Le hice perder sus recursos cuando más los necesitaba, así que tuve que llevarla a un hospital público donde se complicó su salud por una infección, y murió. Yo me siento responsable, culpable de la pérdida de su vida por haberla llevado a ese hospital.

»Ahora la voz de la conciencia me causa dolor, pero ya es muy tarde para enmendar lo que hice.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimado amigo:

»Aunque no sabemos con certeza varios detalles de su caso, usted deja claro que le está remordiendo la conciencia. Sin embargo, debido a la pena que siente, está confundido acerca de lo que sí es culpable de haber hecho.

»Hay dos cosas diferentes que ahora cree que perjudicaron a su hermana: Usted gastó con imprudencia el dinero de ella, causándole dificultades económicas, y luego la llevó a un hospital público.

»Al parecer, usted está convencido de que ese hospital público fue la causa de la muerte de su hermana. Lamentablemente, la gente contrae infecciones y se muere en toda clase de hospitales.... Usted puede estar del todo convencido de que sabe con certeza que el haberla llevado a ese hospital fue la causa de su muerte, pero está pensando eso con sus emociones, y de las emociones no se puede fiar.

»A pesar de que no creemos que sea razonable que se sienta culpable por la muerte prematura de su hermana, sí creemos que debe sentirse culpable por haber manejado mal los recursos económicos de ella. Usted procedió mal, y ahora su conciencia no dejará que lo olvide. Pero no confunda eso con la muerte de su hermana.

»¿Entonces qué podemos hacer cuando hemos perjudicado mucho a una persona, pero jamás podremos reparar el daño? El primer paso a seguir es pedirle perdón a Dios. Su Hijo Jesucristo dio su vida misma en la cruz para pagar el castigo por todos nuestros pecados. Así que el pecado que usted cometió contra su hermana puede ser anulado, al igual que los demás pecados, al pedir perdón en el nombre de Cristo. Luego pídale a Dios que le quite la culpa que usted siente y así pueda usted quedar con la conciencia tranquila.

»... [También] done su tiempo para ayudar a los menos favorecidos, y done su dinero a causas que considera importantes. Usted puede hacer de su mundo un lugar mejor como resultado del amor que tuvo por su hermana.»

Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 495.