4 dic 2018

«La patria de un cristiano»

por Carlos Rey

«Este libro fue escrito en París —explica el célebre pensador Miguel de Unamuno en el prólogo de su profunda obra titulada La agonía del cristianismo— hallándome yo emigrado, refugiado allí, a fines de 1924, en plena dictadura... española... presa de una verdadera fiebre espiritual.... Y fue escrito por encargo... para ser traducido al francés.

«Escribo... fuera de mi patria, España, desgarrada... por la tiranía...; fuera de mi hogar, de mi familia, de mis ocho hijos —no tengo nietos todavía— y sintiendo en mí, con la lucha civil, la religiosa[,] la agonía de mi patria, que se muere.... [y] la agonía de Europa, de la civilización que llamamos cristiana, de la civilización grecolatina u occidental....

»Y en tanto dicen que esta Francia, donde escribo esto, de cuyo pan como ahora y bebo agua... que esta Francia se despuebla y se ve invadida por extranjeros, porque ha muerto en ella el hambre de maternidad y de paternidad, porque no se cree ya en ella en la resurrección de la carne. ¿Se cree en la inmortalidad del alma, en la gloria...?....

»Hay momentos en que uno se figura que Europa, el mundo civilizado, está pasando por otro milenio; que se acerca su fin, el fin del mundo civilizado, de la civilización, como los primitivos cristianos, los verdaderos evangélicos, creían que se aproximaba el fin del mundo. Y hay quien dice, con la trágica expresión portuguesa: «Esto da ganas de morir»....

»Escribo estas líneas fuera de mi España; pero a ésta, a mi España, a mi hija, a la España de la resurrección y de la inmortalidad, la tengo aquí conmigo, en esta Francia, en el regazo de esta Francia, mi Francia, que me está alimentando la carne y el espíritu, la resurrección y la inmortalidad. Y con la agonía del cristianismo siento en mí la agonía de mi España y la agonía de mi Francia. Y digo a España y a Francia, y en ellas a toda la cristiandad y a la humanidad no cristiana también: “Vengan a nos el reino de Dios...”»1

Ahora bien, ¿a qué clase de reino se refiere Unamuno con esa cita del padrenuestro? En la introducción explica que cuando el editor francés le pidió que escribiera La agonía del cristianismo, él había estado leyendo un libro «profundamente anticristiano». Aquel libro sostenía que «un verdadero nacionalista pone la patria ante todo, y por ende concibe, trata y resuelve todas las cuestiones políticas en su relación con el interés nacional». Al leer eso —dice Unamuno— «me acordé de aquello de “Mi reino no es de este mundo” [que Jesucristo le aseguró a Pilato en su juicio], y pensé que para un verdadero cristiano... toda cuestión, política o lo que sea, debe concebirse, tratarse y resolverse en su relación con el interés individual de la salvación eterna, de la eternidad.... [Porque] la patria de un cristiano no es de este mundo.»2


1 Miguel de Unamuno, La agonía del cristianismo, 6a ed. (Buenos Aires: Editorial Losada, 1975), pp. 7,130-37.
2 Ibíd., pp. 14-15; Jn 18:33-38; Fil 3:20